Mi cerviz nunca se inclinó ante el miedo,
ni nunca a la maldad y altanería,
ni ante rey, ni a gobiernos que pro credo
mantengan la mentira y la falsía.

Siempre permaneció a sus ideales
de fiel sinceridad y honra preclara,
innatos en mi ser, de naturales
ideas, como luz que irradia el ara.

Siempre le cautivaron los valores
de justicia y perdón, magnas virtudes,
que procrea el Amor de los Amores
donando sus excelsas gratitudes.

Y solo ante Él, hay que mostrar rendida
la testa nuestra y corazón penados,
pues nos da hermoso mundo y bella vida
en ascensión a etéreos reinados.

Y a través de nuestra alma inmaculada
anhelemos su esencia poderosa
por gozar de existencia regalada,
cual agua que belleza da a la rosa.

Y poder consagrar la vida entera
aspirando su incienso embriagador,
por lucir como grata primavera
al mundo, en alegría y en amor.
Publicado en Poevas, Madrid, 2010

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: