Si casi nunca te han dicho que eres bella
 no es preciso, ni tú lo necesitas.
 Las ansias de ser tu fiel amigo son infinitas.
 Te admira el cielo, y no te dice nada,
 pues el querer verdadero es casi mudo.
 Es casto el aire porque está desnudo.
 Es bello el cielo porque tiene estrellas.
 Son tus manos de tanta dulzura,
 que son como un rayo de sol..., y mi estrella. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: