ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

27 de septiembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

Viva convivencia en vísperas de fiesta

3 minutos de lectura

“Quiero, en este pequeño artículo escrito en vísperas de fiesta, rendir un pequeño homenaje al poder aglutinante de Petrer, al aunar en un mismo sentir a los hijos de otras tierras que durante décadas aquí se han afianzado, con los que aquí han nacido. Aquellos han aceptado con gusto esta cultura sin renunciar a la suya; éstos los han recibido con verdadera hospitalidad, formando una gran piña que se manifiesta plenamente en el gozoso mes de mayo.

El milagro de esta realidad, de esta convivencia se debe a la idiosincrasia del pueblo de Petrer, el cual nunca ha renunciado a sus tradiciones; ha seguido siendo él a pesar de las grandes presiones que de otras culturas ha recibido. La fiesta se ha visto modificada por el empuje que la juventud le ha inyectado, pero ¡ojo! Petrer ha sabido mirar al futuro sin olvidar sus ancestrales costumbres. Sirva todo lo anterior como preámbulo para adentrarme un poco en ella.

¡La fiesta! A estas alturas, todo está más que dicho, pero no he podido sustraerme a la tentación de volver a sacarlas a colación; mas, esta vez bajo otra perspectiva. Vamos a recrearnos en el bullicio de los preparativos, en la ilusión con que el pueblo palpita en las vísperas, todo ello tiene el poder de hacer que nos sintamos vibrantes ante el acontecimiento por excelencia de Petrer.

El ambiente pre-festero lo vivimos oliendo el perfume de las primeras flores, en esas conversaciones que tienen grandes y pequeños sobre los preparativos de los atuendos, en los bien guardados secretos de los trajes de abanderadas, en las delicias del pregón, en el día de las Banderas, en el arreglo de cuartelillos, en tantas cosas… y ya, cuando verdaderamente estamos casi palpándolas es al compartir los primeros compases de las ya consolidadas “entraetas”.

Se respira una preocupación constante para que el cielo esos días no derrame su llanto, y para ello se ven los altares con los cirios encendidos, los teléfonos ocupados pidiendo información al hombre del tiempo. Comprobamos cómo cada comparsa se vuelca en los cuartelillos (verdaderos hogares festeros) para que no falte ningún detalle.

Cuando el forastero que nos visita queda admirado de tanto boato, nosotros sabemos que sin las ilusionadas vísperas (las cuales verdaderamente empiezan al cerrarse los festejos) no hubieran tenido la lucidez y majestuosidad que les caracterizan.

Y perdonen que me extienda un poco más; es para subsanar un pequeño olvido y es que, dentro de la alegría, se siente la ausencia de los festeros que duermen su sueño eterno más allá de lo infinito. Bendita savia la de este pueblo que ha sabido aglutinar a todos sus hombres en este hermoso bullicio, que paulatinamente se irá agrandando en las “entradas”, “procesiones”, etc.

Orgulloso puede sentirse Petrer de ser espejo de tolerancia desbordándose en un mismo latir cuando se vislumbran las Fiestas de Moros y Cristianos.

Para terminar añado que en  el día de “Las Baderas” vive la alegría desbordada de lo se va disfrutar a tope ya con sus galas alusivas a la comparsa que pertenecen.

El desfile acaba agasajando a los amigos  de la familia de la abanderada con con un convite a familiares y amigos.

Estas tradicionales fiestas de “Moros y Cristianos” son un regalo de belleza, convivencia y alegría donde cada uno aporta lo mejor de su ser.

Petrer,  junto a  muchos pueblos alicantinos y algunos murcianos celebran estas vistosas y suntuosas fiestas.

La foto que ilustra este artículo, la ha cedido gentilmente Vicent Olmos, al que desde aquí se lo vuelvo a agradecer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies