Hoy me siento peregrina
pues voy por tierras extrañas,
la ruta sin pergeñar
y el alma tan perforada
que es necesario cambiar.


Hoy ni siquiera hay luna,
que estoy ponderando al cielo
y me oculta su mirar;
las estrellas ya no brillan
y no tejen un cantar.


Pero mañana habrá sol,
ostentoso y exornado,
¡hay que saber esperar!,
pues con sus mejores rayos
alumbrará el despertar.


El mañan serña bello
y con gran expectación
viviré el peregrinar
y siquiera llueva o truene
sabré siempre disfrutar...


Una postura más sabia
es no esperar al mañana;
si lo sabes apreciar
el presente tiene magia,
sólo tienes que observar.


Hoy y mañana se funden
-¡ayer es agua pasada!-
en un mismo caminar.
con mis deseos de paz
tendremos un buen soñar.


Vive expectante tu vida,
con ilusión y alegría;
goza tu peregrinar,
¡qué buen cosmovisión!,
pues será espectacular.


Ya sabes dónde está el truco,
entre ayer, hoy o mañana
si te dan a calcular
no pierdas tiempo pensando,
ven al presente a gozar.


Cada día compareces
a una vida bella y plena
que debes siempre aceptar;
vive siempre bien el hoy
si quieres un buen arraigar.


Y eso te convertirá
en el mejor peregrino.
El hoy no sabe esperar;
atiende a tu vida diaria,
¡vive tu peregrinar!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: