Estos días son numerosos los washaps que recibes y envías, con bromas en unos casos y con información de expertos sobre esta situación que estamos viviendo a nivel mundial. Es una nueva forma de comunicación, siendo numerosísimas las noticias (entre ellas algunos bulos).

Ante este panorama he buscado en mi biblioteca algunos libros que en su día me gustaron, para pensar en las causas de esta crisis devastadora que estamos sufriendo…  Uno de ellos recoge entrevistas a diversos pensadores. La entrevista es un género literario entrañable cuando se lo cultiva con destreza.  ¿Se percibe algo común en las personalidades que se hacen presentes en el libro? Sí, y es la cuestión del sentido.

 Se constata, como si hubiéramos perdido de vista, la finalidad por la cual desplegar nuestros esfuerzos… El filósofo polaco Stanislav Grygiel dirá: “Occidente ha conseguido vencer al comunismo en el plano económico y en la política, pero no en lo cultural, porque no tiene una propuesta al mismo nivel”. “En Occidente y en el mundo de hoy, la autotransformación, la conversión, no constituyen una tarea”, dirá Grygiel. Y ha acertado, pues ya estamos viendo lo que está pasando en España.

A pesar de la sensibilidad que dan muestras muchos sectores de la juventud, una falta de ideales, y cierta desilusión y perplejidad, afecta al horizonte de las nuevas generaciones. A las falsas esperanzas engendradas por los mesianismos temporales -el marxismo primero y el nacional socialismo como expresión más vulgar-, ha seguido un vacío. La proliferación de las sectas y el desarrollo de la drogadicción y pornografía, la adicción a las redes, al móvil, a faceebook, Instagram…, no son ajenos a este fenómeno.

La vida, desarrollada al margen de las grandes tradiciones culturales y de la comunión con la verdad como anhelo permanente y natural del espíritu, hace así al hombre de hoy experimentar una gran soledad que lleva a muchos jóvenes a la depresión y en muchos casos al suicidio.

El miedo se va convirtiendo, en los países modernos y desarrollados, en un estado de ánimo dominante: Miedo al futuro (muchos jóvenes viven juntos por el miedo al compromiso y, principalmente, miedo a la propia enfermedad. Miedo, en resumidas cuentas, a la dimensión imprevisible de la vida y a una esfera intangible del mundo que se hace oscura porque éste deja de verse como dependiente de un Dios que ama.

Enrique Rojas describió como es la mentalidad del “hombre ligh”: narcisismo, desconexión de la sociedad, preocupación por si mismo, por la propia salud, por el cuerpo, por la apariencia; goce prudente y a la vez moderado de la vida; centrada en el momento presente, que mira más hacia los lados que hacia delante o hacia atrás; temor por la vejez, el dolor; angustia por el pensamiento de la muerte; vida y muerte sin amor. Podríamos hablar de muchas cosas más, pero conviene ser breve en este artículo.

Cesare Cavalleri destacará la incongruencia de una sociedad como la europea actual, que se escandaliza por el humo, (quien no recuerda bajo gobierno de ZP, el tema de zona de fumadores y no fumadores), pero se siente satisfecha con realidades como el aborto y la eutanasia. Un laicismo que convierte el aborto como un derecho.

Pudiera ser que, tras la situación que estamos viviendo y en los tiempos que se avecinan, el gran problema para los occidentales consista en la redefinición de una moral. Es conveniente recordar que la historia humana no registra, desde la más remota antigüedad, la existencia de ninguna moral consistente y perdurable, carente de un sustrato religioso.

Si bien y verdad se nos presentan en las entrevistas con un nexo indisoluble, otro tanto sucede entre éstos y la libertad. Nos recuerda Julián hay algo más importante que tener libertad;  y es ser libre, agrega. Pero cuestión clave, en esta materia, es la conjunción de verdad y libertad. Y para ello el primer paso será liberarse de la mentira, es decir, luchar contra lo que oprime al hombre, luchar contra los conceptos equivocados, contra las imágenes falsas, contra el mito, contra la ideología hostil al hombre … Y para Ionesco, luchar contra las modas que oprimen la libertad. Esto debería hacernos reflexionar. Tenemos la posibilidad de elegir el redescubrimiento del genuino y clásico fundamento cristiano de nuestra cultura.

El feminismo, en su versión más agresiva y totalitaria, que culmina en la ideología de genero, se ha apoderado del actual gobierno de España y orienta sus principales propuestas y legislativas y su estrategia. Las feministas radicales nacieron al calor del freudomarxismo, del existencialismo y del deconstruismo. Dado que el lobby feminista se alimenta de estos manjares intelectuales, aquí puede pasar de todo, como lo estamos sufriendo. Al fin y al cabo, ya nos avisó María Teresa Fernández de la Vega de lo que se avecinaba en sus palabras en el décimo aniversario de la Conferencia de PEKÍN: “Es necesario establecer una alianza entre feminismo y socialismo que abarque todas las áreas del pensamiento y de la acción política”.  Mas claro el agua.

Y ahora nos toca analizar: ¿Por qué estamos como estamos? ¿Qué hay que hacer? Y ¿quién ha de hacerlo?, ¿cómo y con quién? A estas cuestiones responde Alejo Vidal-Quadras en su libro que recoge la agenda urgente para recomponer España. Intentar responder a estas preguntas, lo haremos en el artículo del próximo domingo.

Espero y deseo que, por lo menos, os haya ayudado a pensar y descubrir que, ahora, es necesario y urgente un cambio de rumbo.

Y deseando un feliz domingo de Resurrección, me despido hasta el próximo domingo, s. D. q.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: