Los sentidos son los que envían a la mente mensajes sensoriales que nosotros interpretamos como de satisfacción y bienestar o de preocupación. Por eso sentimos lo que pensamos. Entre las experiencias más gozosas están las de crear mundos nuevos como pintar o escribir. El otro día me hicieron una entrevista para Radio Torrox (Málaga), sobre uno de mis últimos libros de historia titulado Reseña histórica de Torrox y la verdad es que al principio estaba un poco preocupado, por no recordar bien los hechos históricos del libro, así que le dediqué un par de días a repasarlo y a tomar notas y todo salió perfecto. Sé, por experiencia, por las muchas conferencias que he dado, que la mayor seguridad es la de dominar bien el tema del que vas a hablar, y en esos momentos del discurso, como eres tú el que elige los caminos a seguir, no hay nadie que te pueda rebatir nada, porque eres el dueño del micrófono y de los espectadores atentos.

        Lo cierto es que nunca puedes controlarlo todo, y a mitad de la entrevista, que era por teléfono, se cortó la comunicación. Yo me dije, «vaya pena, con lo encarrilado que yo estaba», pero al momento me volvieron a llamar de la radio y seguí improvisando, porque me sabía el tema muy bien. Y el resultado para mí fue muy satisfactorio. No es que fuera la primera vez que yo había hablado en la radio, tenía experiencia de haberlo hecho multitud de veces en Radio Milenium de Alicante. La vez anterior fui invitado por el locutor José María Pachón de radio Milenium, para hablar del pintor alicantino Emilio Varela, epígono de Joaquín Sorolla.

       Otro de los aspectos que agrada es la de sonreír, sonreír siempre, y si es posible contar alguna anécdota graciosa, como una forma de relajar la tensión del auditorio, que, a veces, los ves sentados y nerviosos, tensos.

        Por ello, todas las nuevas experiencias, como una entrevista, una presentación, una conferencia o una tertulia, siempre son gratificantes y, una vez pasadas, suponen un goce extraño, nuevo, y deseas participar de nuevo en otra conferencia; de esto he hablado ya, como la resiliencia: capacidad de superar circunstancias y situaciones, por la exposición a ellas.

      A veces, las entrevistas, como todas las cosas, hay que buscarlas, y nunca supone una humillación el presentar tus trabajos a una emisora de radio o a un auditorio de presencia, con la intención de que te conozcan, podría ser que les intereses o no, pero así es la vida, uno va probando hasta que, como en la fábula del burro que al resoplar sobre una armónica hallada en el suelo sonaron unas notas y se dijo «bestia, ya eres músico, y de los buenos». No dijo «vaya casualidad», sino que se regocijó en el auto-halago necesario de los goces de la vida en la que debemos poner nuestro todos los sentidos.

      Cuando un proyecto sale bien uno siente una satisfacción que se prolonga en el tiempo, que sube a la cabeza con un estímulo de satisfacción. A veces, no son grandes sensaciones, simplemente son la alegría de hallar una metáfora nueva, un goce estético que se acumula en esa zona que se llama autoestima. Y es que la autoestima, que por lo general la tiramos por los sueldos, es uno de esos sentimientos que debemos estimular. Porque no siempre tiene uno el cuerpo como para celebraciones de los estados anímicos. Cultivar el ego y la autoestima es fundamental en la proyección personal y sobre todo en los niños a los que hay que dejarlos crear, y alagarlos constantemente en sus progresos.

       Una vez que yo estaba de capa caída, como se suele decir, topé con un vendedor de la ONCE, y le compré un par de números, ¡no me tocó, tranquilos!, pero durante todo ese día me estuve haciendo ilusiones con lo que podía comprar si me tocara, y me encontraba hasta mejor, ese día, de ánimo y «respiraba mejor», como don Juan Tenorio. Tras la experiencia del pequeño goce de la ilusión de que me podría tocar algo, cuando estuve una temporada sin poder andar, le decía a mi mujer que me comprara algunos décimos, y durante ese día me encontraba con la sensación alegre de un posible premio, aunque solamente era un efímero y corto engaño ilusorio.

      Resumiendo, y buscando la vuelta hacia tus zonas de éxito, pienso que has de darte algunos goces, algunos estímulos, porque nosotros estamos hechos de un material sensible a la esperanza e ilusiones. Y enseñar a nuestra mente que nada es terrible, porque, como he dicho, se siente lo que se piensa.

      Cuando pinto al óleo, que suele ser en verano porque hay mejor luz y se seca muy bien la pintura, siento al crear una obra que debe ser capaz de provocar un placer estético en mí, de lo contrario, no me satisface. Este año pinté unos diez cuadros, pero entre ellos destacan “Anuita-Matua” y su hermana “Nani-Matua” dos rapanuis de la isla de Pascua, el de Nani es un bello desnudo. Pero como dijo el mismísimo Rafael Sanzio «el desnudo integral no era bello» y tiene razón porque la insinuación de un gesto erótico tiene mucha más carga voluptuosa que el de un desnudo integral, y me refiero al cuerpo de la mujer.

      Sin embargo, sobre belleza, que siempre es relativa, el pintor eibarrés Ignacio Zuloaga (1870-1945) este año se cumplen 150 años de su nacimiento, pintó gitanos, toreros, tullidos, cardenales con modelo de labradores, chepas, enanos como el “Enano Gregorio” no solo repele por su ojo derecho en avanzado estado de cataratas, sino que nos llena de admiración por la maestría con que lo pintó su porte de contrahecho y su rostro deformado, cargado con grandes pellejos u odres de vino que le superan en estatura, en el fondo es una obra hermosa.

      Quiero decir, que la pintura, y los museos pueden ser una gran experiencia, una nueva experiencia, que nos hace vivir y pensar en el placer estético de la vista tanto en lo bello como en lo deforme. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: