Necesidad de aprobación

Necesidad de aprobación

Nuestra felicidad no puede depender del aplauso de los demás, sino de la razón y la lógica de haber hecho las cosas de acuerdo a nuestra conciencia, que podían haber salido bien o mal; pero esto es cuestión de matices y de puntos de vista, en la lectura de El Quijote de Cervantes, hallamos numerosos ejemplos del comportamiento hispano y de las reacciones humanas. 

El otro día vi en la televisión un programa sobre tatuajes, alguien tatuaba sobre la piel de unos voluntarios, insectos, como escorpiones o arañas, no me entraba en la cabeza que alguien quisiera llevar perpetuamente sobre su piel un insecto que muchas otras personas les tienen fobias. Yo no tengo fobia a ningún animal, pero jamás me tatuaría uno, como una forma de ir a la moda de los jóvenes actuales, imitando a las estrellas del fútbol o de las de la canción, simplemente para agradar a los demás o buscar necesidad de aprobación. ¿Acaso necesitamos la aprobación de los demás para ser apreciados? Esta actitud de dependencia demuestra una falta de personalidad propia. También son modas de adolescentes que no están formados.

La piel no es una superficie para pintar nada. La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Yo llevo en el brazo una «J» que me hice en mi juventud a lo bestia con una aguja y tinta china, pero es lo único que tengo, y era joven. Antiguamente en mis años de juventud los tatuajes eran propios de legionarios y marineros, tipos rudos, y nunca lo llevaban las mujeres, pues se decía, entonces, que eran prostitutas marcadas.

Sea como sea, cada cual es libre de hacer con su piel lo que crea conveniente, siempre que no tenga que ir al hospital y nos cueste dinero de la mermada hucha de la Seguridad Social. Los rituales de la polinesia han pasado ya a la cultura occidental. Pero es su cultura ancestral con los tatuajes, incluso en la cara, donde indican su jerarquía dentro de la tribu, el origen de su familia.  Desde mi punto de vista un tatuaje occidental, no polinesio, no hace más bello a nadie. Depende del grupo de amigos donde te muevas que te repelan o no. 

Comentado lo de los tatuajes, por no hablar también del pirsin, la necesidad de aprobación en las personas se refleja en todos los ámbitos sociales y edades, pues estamos educados en el premio y en el castigo, por ello cuando hacemos algo bien queremos que nos lo recompensen y nos lo reconozcan, y, nos den la palmadita en la espalda, acompañada de una sonrisa.  Dicen los rusos que sonreír es poner cara de tontos, tampoco está bien reír en algunas culturas orientales, es difícil ver a un chino reírse, al menos en España. Por ello no nos parecen simpáticos, sino inexpresivos. Para ellos está prohibido reír y demostrar sus emociones. Pues ellos se lo pierden. No debemos de hacer las cosas por necesidad de aprobación sino por el convencimiento de nuestro deber como producto de nuestra madurez o profesionalidad. En algunos trabajos de cara al público, como el de azafatas o azafatos de algunas aerolíneas, buscan a gente sin tatuajes, y tienen derecho a ello dentro de la libertad de elección de personal. Por similitud, tampoco los quieren con pirsin en nariz, cejas y orejas.

Cuando eres joven se debería evitar los tatuajes, porque pueden perder opciones de un contrato laboral, por ejemplo, en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, azafatas y otras empresas de relaciones públicas. También existe otro grupo de personas que incluso se someten a operaciones estéticas para parecerse a algún famoso, lo que evidencia es un trastorno psicológico de autoestima.

Bien, comentado lo que antecede, nosotros los latinos por carácter, necesitamos la aprobación de los demás para confirmar nuestro ego, porque así nos han educado desde niños y el aplauso en las actuaciones. Aunque con los años, cuando ya has recibido tu dosis de decepción y desencanto de la vida perfecta (que no lo es), necesitamos menos aportes de elogios y premios, porque  no es necesario ya, no para formar nuestro carácter o personalidad, ya está formada. Esta costumbre del elogio también tiene sus contratiempos, porque cuando no recibes la palmadita en la espalda, tendemos a frustrarnos, que es síntoma de inmadurez, o cuando no nos ponían en el cuadro de honor o en la lista de los aprobados o seleccionados, nos cabrean, por no contar con nosotros, depender de ello es una forma de “dependencia”; únicamente te liberarás cuando la aprobación de los demás no te importe.

Has de pensar que todo enfado se olvida, y has de saber que toda ofensa depende de quién la diga y dónde la diga, el escenario también es importante, si es público o privado, familiar amigo o vecino. La belleza es solo un espejo, que impide ver por dentro de las personas, porque su belleza es interior e inmaterial.

En algunas religiones consideran que nuestro cuerpo es el templo de Dios, por ello, como tal divino templo has de tratarlo con respeto.

Autor de Tus zonas de éxito, en Amazon

La educación como base de la prosperidad social

La educación como base de la prosperidad social

La situación actual educativa

En este mes de septiembre en que se inician las clases del curso escolar de todos los niveles de 2020-21, se plantean varios dilemas como el de asistir presencial o no, los alumnos a clase, por temor a los contagios. Pienso que son riesgo que hay que asumir, si por evitar, no cumplimos con una de las bases de la formación de los niños y jóvenes, porque las clases suponen la convivencia y formación de la comunidad para la sociabilización de individuo. Porque  nuestro destino social pasa por convivir en comunidad, de lo contrario seríamos unos «salvajes ilustrados».

La Universidad de Alicante (UA) ha arrancado el curso de forma totalmente telemática dual con los profesores en las aulas y los alumnos en sus casas. Los sistemas informáticos se han sobrecargado, lo cual se irá solucionando, sobre todo, cuando a final de año entre a funcionar el 5G de Telefónica, con mayor velocidad en la red, ancho de  banda que mejorará los equipos webcam, pizarras digitales y las aplicaciones App. En la universidad sí es posible este tipo de enseñanza porque los alumnos ya están formados, pero no en niños ni estudiantes de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) de entre 11 a 16 años, porque no se han formado todavía. 

Hemos llegado al mundo virtual de Matrix, es cierto, pero esto es ficticio, no es real. ¿Qué será del futuro de nuestros jóvenes si no pudiéramos salir de este dodecaedro pandémico? Si nos quedamos todos en casa, en vida de confinamiento, perderemos capacidades cognitivas y sociales. No hay futuro si no asumimos riesgos, poniendo, por supuesto, todos los medios preventivos posibles de seguridad sanitaria, como, por ejemplo, reducir la ratio de alumnos por clases y contratar a más profesores. 

Pero, aquí está la conjunción adversativa, lo de contratar profesores no es tan fácil, más allá de lo puramente económico están las barreras idiomáticas. Por ejemplo, en algunas comunidades autonómicas Cataluña, Levante, Vascongadas, Baleares y Galicia, de las 17 que forman España, se le exige un dominio alto de la lengua vernácula para optar a oposiciones,  como valenciano, catalán, vasco, mallorquín  o gallego. Lo que supone que no pueden venir profesores de otras comunidades distintas, que no lo dominen. Lo cual ha sido, como se ha visto en esta pandemia, caer en la trampa de los corralitos y de los nacionalismos tan perjudiciales para los intereses del común de la Nación. En Estados Unidos, un profesor puede optar a dar clases en cualquier pueblo o ciudad o Estado, son versátiles, con dominar el inglés es suficiente, y tienen 328 millones de habitantes, ¿qué pasaría si cada uno de los 50 estados se hicieron nacionalistas e independientes? ¿Un caos, verdad? Pues por este caos camina España que, en vez de ser un espejo somos una vidriera en 17 fragmentos. 

No estoy en contra de las lenguas autonómicas, además de un derecho constitucional es cultura regional (ni nacional ni internacional), pero no deben ser murallas de limitación (porque el límite debe ser el cielo), parapetos de asilamiento, porque van en contra del provechos comunes como palanca de progreso en un mundo cada vez más globalizado, sin vuelta atrás, telemático y digital. Los planes educativos nunca deben ser mercadeo político. Los nacionalismos se quedan ciegos mirándose su propio ombligo, y no les interesa saber nada del bien común de España.

Jovellanos, un ilustrado del siglo XVIII y XIX

Un ilustrado como Gaspar Melchor de Jovellanos (1745-1811),  defendió diversas reformas para sacar a España del atraso general e industrial en el que se encontraba. Escribió ensayos, con un espíritu ilustrado y enciclopédico, sobre economía, política, agricultura, filosofía y costumbres, dirigido a la modernización y al progreso. Pero estas ideas, lo llevaron, en algunos momentos, a enemistarse con partidarios de continuar con la tradición como la Iglesia y la nobleza, y no llevar a cabo ese tipo de actuaciones educativas en nuestro país.

Fue miembro de la junta de comercio de la Sociedad Económica Matritense, y, en 1784 su director. Redacta diversos estudios sobre la economía de España, entre los que tiene singular valor el Informe sobre la Ley Agraria, en la que aboga por la liberalización del suelo, recogiendo el pensamiento liberal, norma sobre la que el Consejo de Castilla había volcado sus esperanzas para reformar y modernizar el agro peninsular. Plenamente integrado en la vida cultural madrileña, fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando (1780) y de la Real Academia Española de la lengua (1781). 

Jovellanos defendía que la base de la «prosperidad social es una buena educación pública», sin duda alguna era un adelantado a tu tiempo sumido en revoluciones. La instrucción del pueblo es el primer germen del que se nutre el cuerpo social de una nación. Sin duda alguna la formación es pilar de progreso y convivencia en orden y derecho. Jovellanos es hijo de Ilustración, movimiento que fue interrumpido por la revolución francesa de 1789. Para progresar se necesita paz. La invasión napoleónica de España, en 1808, fue nefasta para la Educación, entre otros desastres de guerras y descolonización de América. Esta es una verdad no muy bien reconocida todavía, o por lo menos no bien valorada; pero es una verdad que sin Educción no se puede prosperar ni progresar, ni poner en marcha el tejido económico de un país.

Las fuentes de la prosperidad social son variadas y se vertebra desde varios sectores, pero todas nacen de un mismo origen, que es la instrucción pública, base fundamental de la sociedad. La instrucción pública es la matriz y el útero; la primera, hilo vital que abastece estas fuentes, aumentarla, conservarla es el primer objeto de un buen gobierno, aunque sea social-comunista como el actual. La Educación es el mejor camino para llegar a la prosperidad y la riqueza de las naciones. Con la instrucción todo se mejora y florece; sin ella todo decae y se arruina severamente. En futuros años veremos los desastres sociales por no invertir con inteligencia.

Decía Jovellanos sobre la Educción que «Su razón sin ella es una antorcha apagada; con ella alumbra todos los reinos de la Naturaleza y descubre sus más ocultos senos y la somete a su albedrío». ¿Qué medios no puede emplear para mejorar la instrucción?, ¿qué obstáculos no pueden removerse?, ¿qué prodigios no pueden producir? La instrucción mejora al ser humano y lo saca de las tinieblas de la ignorancia donde se halla sumido. La instrucción  facilita todos los medios de su bienestar, en fin, es el primer origen del progreso individual y tejido social.

Luego lo será también de la prosperidad pública, como bien común de desarrollo en los inicios de la revolución industrial. ¿Puede entenderse por este nombre otra cosa que la suma o resultado de las felicidades de los individuos del cuerpo social? Defínase como se quiera, la conclusión será siempre la misma: Educación e instrucción son prosperidad asegurada a largo plazo.

Obra de Jovellanos

Entre algunas obras pedagógicas  destacar:

 Memoria sobre la educación pública, o sea, tratado teórico-práctico de enseñanza con aplicación a las escuelas y colegios de niños. Cartuja de Valdemosa. Mallorca, 1802.  Instrucción dada a un joven teólogo al salir de la Universidad, sobre el método que debía observar para perfeccionarse en el estudio de esta ciencia. Castillo de Bellver, Mallorca, 1805. Hemos de tener en cuenta que la educación estaba en manos de la Iglesia, por ello se debía empezar por educar a los clérigos para que impartieran clases, que nunca serían laicas. De hecho, Jovellanos en 1760, bajo la protección del obispo local, parte hacia Ávila para realizar estudios eclesiásticos. En 1761 se gradúa como bachiller en Cánones en la Universidad de Burgo de Osca (Soria), obteniendo la licenciatura en la en Ávila en 1763.

Ambiente instructivo o persuasivo: el autor escribe para convencer al lector sobre la validez y eficacia de las ideas u opiniones expuestas. Jovellanos alecciona a sus lectores sobre la importancia de la educación pública para aumentar la prosperidad y el avance de una sociedad o nación con sentimiento de progreso.

Destacó, durante toda su vida, por su interés hacia el progreso social y económico decía: «Para mí la educación es la primera fuente de toda prosperidad».  Y no se equivocaba, los países cultos tienen más posibilidades de sobrevivir.

Pensamiento presente sobre la educación

El  pedagogo y doctor en Ciencias de la Educación  José Moratinos Iglesias, autor de Escuela de padres (ECU, 2020), en su artículo: «Una reforma necesaria educativa». Hoja del lunes de Alicante, 14-09-2020:

«Ha habido leyes y más leyes, que adolecían de varios defectos, como a continuación expondremos: la Ley Moyano de 1857 tuvo una larguísima vigencia, ¡nada menos que 113 años! En 1970 se aprueba la Ley General de Educación, con Franco, y estuvo vigente unos años en la Transición. Pero es a partir de 1980 cuando viene la serie de leyes orgánicas que estructuran nuestro sistema educativo. Así: Estatuto de Centros Escolares (1980), Ley Reguladora del Derecho a la Educación (1985), Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (1990), LOPEG (1995), Ley de Cualificaciones y FP (2002), LOCE (2002), LOE (2006) y LOMCE (2013). (…) Todas ellas leyes orgánicas, de alto rango, que adolecen de dos grandes defectos: eran leyes “de partido”, sin consenso, y donde se vertían aspectos doctrinales del partido en el Gobierno, y además no venían acompañadas de la correspondiente financiación para llevar a cabo las reformas. Asimismo, la auténtica educación en valores y en un humanismo personalista integrador de tendencias positivas, brillaba por su ausencia».

Conclusión

Mi opinión personal es que para lograr una educación eficiente en el alumnado, lo primero es tener el estómago saciado, es decir, las necesidades cubiertas  las necesidades básicas e igualdad de oportunidades. Niños y jóvenes son nuestro futuro.  Recuerdo en los tiempos de mi juventud, en Málaga, los niños teníamos que trabajar en el campo como un jornalero más. Otros recibían una instrucción primera básica alternándolo con el trabajo. Lo de ir  a la universidad era una entelequia, por ejemplo, la Universidad de Málaga se fundó en agosto de 1972, los pocos universitarios iban a estudiar a Granada o  Madrid, y ¿quiénes eran estos estudiantes? Eras los hijos de los ricos y pudientes. Por ello, se deben impulsar becas y más becas, para todos, no solo para los superdotados, que aprueban todas las asignaturas con nota. La igualdad de oportunidades es un valor fundamental constitucional para acceder a la educción como se ha dicho en el título, como base de la prosperidad social porque sin técnicos en todos los campos del saber científico y profesional, un país no tiene futuro. ¿Pero qué hace el Gobierno de “Sáncheztein”, invertir en Memoria Histórica y no en Educación?

Tus zonas de confort

Tus zonas de confort

Antiguamente, a nuestra zona de confort se le llamaba zona de comodidad, que es el espacio, lugar y tiempo dedicado a tus placeres cotidianos.  Fuera de nuestros sueños existe otra realidad. Fuera de nuestra zona de confort existen otros mundos. Esta pandemia no nos deja ver los árboles, porque vivimos en un bosque de temores y mascarillas. Cuando eres joven crees que salir de tu zona de confort es irte de «barra libre por los bares con los amigos, por Labradores», cometerás muchas impudencias porque el alcohol suelta la lengua y no puedes controlar lo que hablas porque no puedes pensar meditando. Algunos se atreven a conducir sobrepasando los niveles autorizados de alcoholemia, con peligro de accidentes, sobrepasar los niveles de velocidad o entran en un control de la Guardia Civil de Tráfico o Policías Locales, que si das positivo te sacudirán el bolsillo por haber salido de tu zona de confort, alocadamente.  

Las zonas de confort a las que me refiero es la de quedarnos en casa, en el sofá o en la cama, lamentándonos de lo mal que va el mundo y lo mal que estamos. Todos conocemos casos de espíritus de superación cercanos a los milagros, como María Teresa Perales Fernández,una maña que,tras una neuropatía, y tras unos meses muy duros, asimiló y aceptó que había perdido la capacidad de andar y se adaptó a su nueva situación y aprendió a nadar, y en cuestión de un año comenzó a competir y consiguió 22 medallas en el Campeonato Mundial de Natación Adaptada, entre los años 1998 y 2019.  El francés que escala rascacielos, Alain Robert, más conocido como Spiderman francés, tiene 52 años. Algunos discapacitados suben cumbres, o acuden a los Juegos Olímpicos y ganan medallas en su categoría, y otros viajan por el mundo en su silla der ruedas. Son personas como hechas de otra pasta, de otro barro divino, el más listo de todos los espermatozoides que alcanzó a fecundar un único óvulo, que como una diana espera su dardo, su saeta fecundadora. Porque también vemos gente que hace saltos libres con paracaídas, parapente y abuelas que se dejan llevar por un ala delta con motor y los que vuelan con trajes llamados wingfly, es una modalidad entre el salto base y el paracaidismo, que consiste en saltar al vacío vestido con un traje aéreo, que imita el cuerpo de una ardilla voladora, y recorrer largos recorridos planeando, para, finalmente, aterrizar haciendo uso del paracaídas.  O el caso del vizcaíno Ramón Arroyo, que esun padre de familia al que le diagnostican esclerosis múltiple y que, a pesar de sus circunstancias,decide plantarle cara a la vida y participar en la prueba más exigente del triatlón, el Ironman de Barcelona de 2013. Cuando terminó dijo: «Yo no soy ninguna persona especial; soy una persona absolutamente normal…, pero desde luego no me voy a quedar en casa. En muchas cosas de mi vida no he sido el más rápido o el mejor, pero rendirse no ha sido una opción». En una entrevista al diario El Mundo, dijo: «Todos tenemos una esclerosis múltiple particular. Todos vamos a morir, así que hay que disfrutar de la vida, no de manera frívola, no mediante un carpe diem vacío («aprovecha el día» o «cosecha el día», pero sí aprovechando cada instante» dijo el poeta latino Horacio).  

Estas personas son dignas de admiración y merecen ser imitadas y tenidas como ejemplos de comportamiento y de no amilanarse, tanto más una persona en buen estado físico. Fueron capaces de salir de su zona de confort.

Todas estas personas citadas salieron de su zona de confort y de sus lamentaciones como una forma de no complacerse a sí mismos. El secreto de toda discapacidad está en la ACEPTACIÓN de tu situación y luego en la ADAPTACIÓN progresiva a lo que puedas hacer. Hace un mes que fui a hacerme un análisis de sangre, conté en la sala de espera a más de treinta personas, cada cual con su problema, otros venían a hacerse curas o a quitarse puntos o en sillas de ruedas, entonces me dije «yo no estoy tan mal» porque he sido capaz de venir solo. Cuando uno se reúne con gente que está más o menos como tú u otros peores, da gracias a Dios por la suerte que tienes de estar bien con los achaques de la edad. 

El que alguien esté enfermo no significa que no tenga sentido del humor o intente hacer hercúleas demostraciones de valía. Pienso que todo dolor pasa, como escribí en mi libro titulado Pensamientos líkidos con «k» de kilo, porque son pensamientos con peso específico y gravitatorio, saldo de empirismo de los años.

No digo yo que haya de estar haciendo heroicidades cada día. Antes de la pandemia iba a la piscina municipal de Babel, durante todo el año, y en verano a una piscina olímpica descubierta, una hora me vienen muy bien. Yo no soy el mejor de los ejemplos de superación personal, pero he comprendido que he de salir siempre que pueda de mi zona de confort, que es mi casa y mi cama y mi despacho. Hacer otras cosas como pintar, leer, escribir y salir de tertulia con la gente (me gusta mucho hablar). Uno está muy a gusto en su casa, lo reconozco, pero hemos de salir de ella, porque de lo contrario nos van a salir algas como las barbas de los mejillones, que son almejas sedentarias. Fuera de nuestros sueños hay vida posible. Y encima tengo la suerte de vivir en un clima templado subtropical como es Alicante con magníficas playas «la patinadora del sol».

Muchas veces no sabemos lo dichosos y afortunados que somos, dentro de nuestras limitaciones, quizás porque añoramos la eterna e imposible juventud, o el modelo apolíneo de todos perfectos. Y la vida, sabemos que no es perfecta.

Miedo a viajar en avión

Miedo a viajar en avión

Al miedo a volar se llama aerofobia, que hoy día con las tecnologías aeronáuticas existentes es un temor infundado. Puede ser una fobia por sí misma, o puede ser una manifestación de una o más fobias. El pánico o ansiedad de no tener control de sí mismo. Puede tener otras causas. Es un síntoma en lugar de una enfermedad, y distintas causas pueden dar lugar a la aerofobia. Uno de cada tres pasajeros tiene miedo a volar. Con esas cifras algunas aerolíneas han lanzado cursos para controlar el miedo a volar, con el que ayudan a sus futuros viajeros. No todos los cursos son gratuitos. 

Yo estuve trabajando en el aeropuerto de Alicante más de diez años, y jamás vi un accidente de aterrizaje y pasaron cientos de miles de aviones. Al observar, día tras día, cómo miles de aviones aterrizan y despegan sin ningún problema me hace pensar que es un medio irreal porque es un transporte segurísimo, es como ir en un bus, lo que pasa es que las paradas las tienes en los aeropuertos, y no te puedes bajar en la siguiente parada. Lo importante es tener una lectura a mano y no ir pendientes de los baches del avión ni de los demás pasajeros o azafatas.

Si la aviación no fuera segura, los aviones hubieran sido prohibidos, por atentar contra la vida de las personas. Es tan seguro como el ferrocarril, también en ellos pueden existir accidentes, y los podemos ver y leer en los medios de comunicación. Mueren al año más personas en accidentes de tráfico que en aviones. Si la aviación no fuera un sistema de transporte seguro, el negocio no hubiera prosperado, y no se invertirían miles de millones en nuevos aeropuertos.  Aquellas personas que padecen aerofobia deberían tratarse la claustrofobia (miedo a espacios cerrados), o la acrofobia (miedo a espacios abiertos), o simplemente tomar algunos tranquilizantes antes de volar para rebajar la tensión.

El primer vuelo que hice de Alicante a Ibiza fue en un avión de hélices de dos motores, me sentaron en el centro, cerca de los motores, yo llegué a pensar que si se soltaba una hélice atravesaba el avión como el papel de fumar. Todos estos miedos me los había creado yo mismo, mi mente traidora, que podía pensar en todo tipo de catástrofes. Jamás al motor de hélices de un avión se le ha salido una hélice, y yo dale que dale a mi mente con lo de la hélice, lo que se piensa no tiene por qué suceder. Es como si quieres pensar que te puede tocar el Gordo de Navidad, por mucho que lo pienses o lo desees, no va a suceder.

No tener miedo a volar en avión es un gran pasaporte en un trabajo, es una de tus zonas de éxito que has de cuidar, porque una empresa te puede mandar en avión a cualquier ciudad del mundo. Y recuerda la aerofobia solo está en tu mente. Algunos accidentes aéreos suceden en líneas de países subdesarrollados, con aviones muy antiguos y sin apenas mantenimiento.

Existen cursos para perder el miedo a volar, ofrecido por algunas compañías aéreas. Entre las aerolíneas que ofrecen estos cursos se pueden mencionar British Airways y Virgin Atlantic. British Airways, por ejemplo, asegura haber ayudado a más de 45.000 pasajeros a superar su miedo a volar.

El sistema recomendado por los psicoterapeutas para superar cualquier tipo de fobias, es la de exponerte a ellas paulatinamente, hacen que tu mente comprenda que el temor ha desaparecido o que lo controlas. Si el  corazón se acelera solo, no le pasará nada, la taquicardia es como si hicieras una carrera.  Es recomendable empezar de joven a volar en avión, cuanto antes mejor. Será un vuelo placentero y querrás repetir. Diariamente millones de aviones surcan los aires en todo el mundo. 

Sin duda alguna el miedo a volar es una ansiedad  que se trata con ansiolíticos (recetados por un médico) es básicamente un mecanismo defensivo del organismo a lo desconocido o un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes para nuestra integridad. El peligro viene dado por la obstaculización de cualquier proyecto o deseo importante para nosotros, o bien por la degradación de estatus o logros ya conseguidos. El ser humano desea lo que no tiene, y quiere conservar lo que tiene. Es un mecanismo universal, se da en todas las personas, es normal, adaptativo, mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta de preparación, por ello entran ganas de orinar o síntomas de diarrea, para apartar el cuerpo a una eventualidad imprevista.

La función de la ansiedad es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas ciertas o mentales. También puede producir una sensación de dolor de pecho. La ansiedad, pues, nos empuja a huir, escapar, atacar, neutralizar, afrontar, según el caso y la naturaleza del riesgo o del peligro. Estas fobias, si no se tratan, pueden desembocar en una depresión. Y las fobias se superan exponiéndose a ellas como una forma de terapia conductual, que se  basa en la acción progresiva. Así, los terapeutas conductuales se centran en el uso de las mismas estrategias de aprendizaje que llevaron a la formación de conductas no deseadas, orientando la terapia hacia la adquisición de nuevos comportamientos.

El matrimonio

El matrimonio

Llevo cuarenta y ocho años de casado con la misma mujer y tengo dos hijos maravillosos. La regla fundamental de esta casi cincuentena se basa en el enamoramiento, en la fidelidad y respeto.  La raíz de la palabra matrimonio, cónyuge proviene de «iugum» (yugo) del verbo «iungo» (uncir, unir con un yugo), es decir, los cónyuges son los que están unidos por un yugo (trozo de madera para unir a dos bueyes que tiran del mismo carro o arado romano), un símil perfecto, ambos tiran del carro, no uno, y el otro no, sino ambos. La unión, una cédula de fuerza familiar. Pero «iungo» es latín, y conceptos mutuos de yugo que en tiempos de libertades mutuas no gusta, porque suena a sumisión, como en los versos «los bueyes doblas la frente/ impotentemente mansa» del gran Miguel Hernández. Alguien lo amplió, a posteriori «bueyes y bueyas», por lo de la igualdad.  Pero son esenciales sentimientos como la fidelidad mutua, sin fidelidad no existe la proyección del yugo mutuo en el tiempo. El matrimonio jamás puede ser visto como una carga, como en el dibujo a plumilla de Palmeral que ilustra este artículo.

En algunos países el matrimonio es un contrato simplemente, con el valor temporal que las dos partes le quieran dar. Pero yo creo, opino, que antes de casarse y formar una familia se debería vivir en pareja, lo que se llama actividad prematrimonial, porque uno no se casa, sino que se une a la otra persona, y con ello, al menos en los países latinos, también te casas con la familia del cónyuge. Uno se ha de casar con el convencimiento de que es para toda la vida, si estás premeditando divorciarte a los diez o doce años de casado, es mejor que no te cases.  Hoy día se permite, socialmente hablando, la convivencia en pareja, sin trámites legales.

La escritora francesa Simone de Beauvoir (1908-1986) se convirtió en precursora del movimiento feminista, al describir a una sociedad francesa en la que se relegaba a la mujer a una situación de inferioridad. Y fueron nefastos sus libros, porque no decía toda la verdad, sino la verdad que a ella le convenía.  Fue pareja del filósofo francés Jean-Paul Sartre, existencialista del marxismo humanista, al que no pudo seducir. El análisis «beauvoiriano» de la condición femenina, en ruptura con las creencias existencialistas, se apoya en los mitos, las civilizaciones, las religiones, la anatomía y las tradiciones. Este análisis desató un escándalo, en particular el capítulo dedicado a la maternidad y al aborto, entonces equiparado al homicidio. Describía el matrimonio como una institución burguesa repugnante, similar a la prostitución en la que la mujer depende económicamente de su marido y no tenía posibilidad de independizarse. La independencia de la mujer es el trabajo, lo he repetido hasta la saciedad. Decía Simone que una mujer nunca debería contraer matrimonio con el hombre que ama. Su opinión, ha sido desastrosa y así van los matrimonios en Francia al nivel de basura, y en España por el mismo camino.

No me voy a extender es este tema, porque cada matrimonio es un mundo diferente, algunos llegan a la separación y al divorcio porque no están suficientemente enamorados y no se comprenden. Evidentemente, no se puede mantener un matrimonio con la docilidad de uno de los cónyuges al otro o viceversa, cuando existe el maltrato físico o psíquico del llamado machismo o violencia de género, o a ellas como fuerza del trabajo del hogar de acuerdo a la teoría marxista de la alienación. Es intolerable la cantidad de mujeres que son asesinadas cada año por sus parejas, también hay hombres asesinados, pero menos.  Las violaciones y abusos de menores deben ser erradicados de nuestra sociedad, con leyes más duras y reeducación de ciertos varones violentos o propensos a serlos. Ni padecer el síndrome de Munchausen  o el de Medea. (Invito al lector a ampliar estos síndromes en Internet).

Hoy día la también mujer, trabaja, porque los tiempos cambian, y, por ello, el reparto de las labores del hogar debe ser compartido. La mujer ha entrado, por derecho propio, en las Fuerzas Armadas y en la Guardia civil, hace años, no se debe mirar como una victoria, sino como un derecho de igualdad. 

La única posibilidad de evitar los abusos de violencia de género son las denuncias. Descubrir al abusador es el único camino posible de cambiar el comportamiento del llamado machismo o violencia de género. Los menores acosados se encuentran en un callejón sin salida. ¿Quizá, la sociedad ha cambiado más rápidamente que las mentalidades de las personas? Pienso y creo que se debe a una falta de educación familiar y desde las aulas en tierna edad. Pero si una pareja se divorcia no debemos mirarlo como algo malo, sino como una desavenencia legal entre dos personas adultas que no se entienden o no han sabido resolver sus diferencias. Pero los más perjudicados son los hijos, si los hubiera, porque un matrimonio sin hijos es como un jardín sin flores; si no fueran naturales se pueden adoptar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies