En este momento estás viendo Ha nacido una estrofa

Ha nacido una estrofa

¡Pero este acontecimiento es un sueño para mí! ¡Cómo iba yo a pensar que viviría el nacimiento de una nueva estrofa! y ya revolotea entre nosotros.

Tenemos hoy, en el siglo XXI, a la estrofa “Julia” como la hermana pequeña de sonetos, romances liras, silvas y…

De muchas anteriores se comenta, son de origen italiano, nació en…

Pues ésta, es alicantina de “la millor terreta del mon” o de “la casa de la primavera”. Su creadora ha sido Consuelo Giner.

Todavía en pañales, he disfrutado de su primer certamen recién horneado, nunca mejor dicho con esos aromas tan inconfundibles de una hogaza de pan a punto de recibir su oro líquido, el aceite, su entrañable amigo.

Eso es la estrofa “julia”: sencillez, aromas, reclamo, variedad…

Sencillez, pero solo se detecta cuando se lee o declama, pues al lado de una estrofa “Julia” terminada, hay momentos en que tienes que pedir ayuda a las musas para poder cambiar de rima en su momento, para medir los versos con exactitud y lograr esta sencillez que porta.

Aromas, pues al leerla me parece que brisas de trigales y olivares inundan mi alma, nuestra alma.

Reclamo, pues permite, que junto ella viva el estrambote, abrazándolo como hermano.

Variedad, y aquí yo incluiría una de las características del enunciado de la belleza que nos apunta Aristóteles: “unidad en la variedad” pues siendo una, contiene cuatro variantes.

De su formación, de cómo fue emergiendo de Doña Consuelo Giner, le compete a ella el dar el origen de este parto literario, de su íntima historia que ya de un modo u otro ha comentado en conferencias o en otras personas allegadas.

Yo puedo decir por lo vivido en el Primer Certamen, que es una estrofa nacida de una abuela coraje y arropada por muchísimos amigos que la admiramos y queremos, por ello he visto apropiado componer un nuevo poemario con la estrofa “Julia” como homenaje a los lazos entrañables existentes entre estas dos generaciones abuelos y abuelas con nietos y nietas.

Lo último, un deseo para Julia, su nieta, hoy una niña, que el día de mañana, cuando sea una jovencita y viva los albores del amor, que se sienta protagonista de este poema en especial, que he compuesto para ese futuro, que, aunque lejano, pronto llegará.

Lo titulo “Tus ojos, un tesoro

Mirando tus bellos ojos verdes, 
inusitado 
tesoro y gozo descubrí al verte  
y entusiasmado, 
me embriagué y te hospedé en mi mente 
 
Tu boca entreabierta, niña hermosa, 
 todo es dulzura, 
menta, jazmín y miel, muy donosa 
nada de duda, 
eres jacinto, azucena y rosa. 
 
Quise tenerte. 
De tu boca, pasar tu dulzura  
a mí y ¡quererte!  
a ti, mi vida, como a ninguna, 
esa es mi suerte. 
 
Esos ojos verdes tan profundos 
son talismanes, 
me fascinan viendo bellos mundos, 
niña, ¡qué naves!   
La vida siento no moribundos. 
 
Tus ojos, niña, no mienten nunca, 
y tu acogida 
me da vida, sosiego y ayuda 
y enseguida 
la tristeza en alegría fluya.  
 
Siempre a tu lado, hurí del Edén, 
y así al tenerte 
a mi vera, no pereceré, 
pues solo verte  
un instante en el cielo estaré.  

Esta entrada tiene un comentario

  1. Consuelo Giner

    Muchas gracias, querida amiga, el cariño es mutuo y me siento muy halagada por esta iniciativa que has tomado. Verdaderamente pienso que no se puede vivir sin amigos y tú eres una amiga entrañable, que dejarás huella. Enhorabuena por ser como eres, Angelina. Un abrazo. Consuelo Giner

Deja un comentario