El círculo perfecto
 cae y dibuja
la forma fugaz
que viene del cielo, del aire,
del agua, de nubes, 
del pasado, del ahora
y luego de la nada.
Es un movimiento
tal vez perpetuo
en la inclaudicable 
maraña de momentos.
¿Por qué hay círculos
en los charcos anodinos del patio?
Sé que nadie lo dirá:
la respuesta tiene
el secreto infinito
que borrará los vestigios
de las verdades ocultas
en la implacable rutina
de principios y fines
en los que somos pensados
los hombres que vivimos.
Hace un instante fue gota
ahora círculo
y atisbo genuino
del hombre sereno:
Uróboro será
Uróboro y Universo.

Nota: El Uróboro simboliza el ciclo eterno de las cosas. que  comienzan y finalizan sin cesar. En la iconografía alquímica el verde es el principio y el rojo, el fin o consumación del Opus Magnum.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: