ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

26 de noviembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

LA TRANSMIGRACIÓN

2 minutos de lectura

Habíamos llegado extenuados a Chamonix. La travesía era un desafío un tanto irracional, sostenido por la ilusión y la ingenuidad  normal de los inexpertos.

Hicimos noche en la base del Mont Blanc hacinados por el imprevisto arribo de un contingente proveniente de Montreux. No pude conciliar el sueño, alienado con la idea de la escalada . Pronto llamaron a desayunar y fui el primero en sentarme a una especie de mesa improvisada sobre la cual  enormes tazas de café temblaban con irreverencia.

Partimos al amanecer. La temperatura en la estación primaveral era baja y había charcos de hielo donde nos deslizábamos a modo de fugitivas copias de tiempo.

Miré los cordones bien ajustados y aseguré acopios por décima vez; no sé por qué las pertenencias bailoteaban  rítmicamente sobre mis espaldas  como una réplica avizora pero levemente extraña  .Llegamos al punto inicial de la escalada y el guía nos dejó mientras el instructor nos dio órdenes precisas.

El corazón tocaba la ladera del imponente macizo , imposible más tensión. Manos y piernas tomaron lentamente  la rigidez disciplinada del ascenso. Poco a poco sentí  los brazos densos invadidos por un hormigueo voraz . Vi extensas manchas salitrosas sostenidas por dos estalactitas firmes. Dejé de sentir los pies, feliz de ignorar el frío. Tuve una náusea pasajera y la cabeza se adormeció en la última emergencia. No entraba el aire con fluidez y un zumbido  de gloria se elevó como estandarte  vertical. Quedé estático y sudoroso. Dije un nombre antiguo quizás estudiado en las clases de latín o de griego. Pude articular una vieja oración  aprendida en la niñez y llegué hasta el lamento inaudible y solitario. Traté de recordar el final pero no pude .En la búsqueda, rodé con la nieve, hecho un gigantesco ovillo donde volaban mariposas y algunas plantas miraban con sus clorofilas translúcidas.

Grité, lloré, abrí los ojos :estaba en brazos de mi madre. Acababa de nacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies