QUE N

Un verano de 1982 en una de las columnas de la iglesia de Fuengirola leí estos versos: «Nada te turbe,/nada te espante,/todo se pasa…» que me impactó de tal manera que me hizo mucho bien y me dio fortaleza mental por mucho tiempo durante mi destino en Bilbao. Se me grabaron en la cabeza de tal forma que fue como un amuleto de la suerte durante años ante las dificultades y, a la vez, me daba mucha fortaleza espiritual.  Hasta hoy [2015], no he sabido que así empieza el poema «Nada te turbe» de la santa y poeta mística Teresa de Jesús (1515-1582). En definitiva, la síntesis es que no se puede perder la esperanza, porque es lo único que no podemos controlar, el destino es inescrutable.

Evidentemente ahora comprendo que no podía ser más que una mensajera de Jesucristo la que como médium del Altísimo, nos hiciera llegar estos versos divinos más que místicos. Porque las palabras, aunque no lo creas, amigo mío, consuelan y te enaltecen.Las palabras tienen más importancia de lo que un análisis sintáctico pudiera parecernos. La semántica estudia el significado de las expresiones lingüísticas. Por ello, y como decía el maestro de la lengua Azorín deberíamos de usar las palabras justas para componer una oración que conlleva en sí una serie de imágenes. La palabra no es la cosa sino el significado de ella, al decir «mesa» pensamos en una superficie sobre 4 patas, pero existen miles de mesas diferentes según el diseño de cada artesano.

En estos tiempos terribles en los que vivimos amenazados por la pandemia, me veo obligado a hacer unos comentarios sobre el  COVID-19, que no solo nos contagia, nos enferma y nos amenaza de muerte, sino que es un enemigo invisible y cierto, peligroso y real, que no es para tomárselo a bromas porque es un guerra entre billones de  virus, bacterias y otros genes; sin embargo, con estos tres versos de la santa de Ávila debemos estar mentalizados a que todo peligro pasará bien, como así fue cuando en el años 1982 yo tenía temor al terrorismo que asesinaba con tiros en la nuca, con decenas de asesinatos al año. Yo estaba en Castellón, lejos de la barbarie terrorista, del rayo y del trueno; tenía que ir forzoso por un destino, pero tenía en mi cabeza una fortaleza mental: «Nada te turbe,/ nada te espante,/todo se pasa…», y es cierto «todo se pasa», y es tan cierto como otra frase de mi cosecha propia: «Todo dolor pasa», porque si no pasara, te puedes morir, pero es que ni la muerte es terrible porque existe otra vida más allá. 

El que nada te turbe te anima a ver las cosas con otra perspectiva, que nada te turbe ni te aturda, por muy terrible que sean los destinos. Que es como decir que te tomes las cosas con calma, que dudes antes de decidir, y te enfrentes a las cosas con fe en uno mismo, puesto que la fortaleza interior es siempre una coraza contra todo  enemigo visible e invisible. Entonces, yo, a mis 35 años, no estaba dispuesto a perder la razón ni el ánimo, y sobre todo a no tener miedo, cuando en la lejanía se escuchaba el estallido de las bombas. Alejar el miedo de ti supone que nada te turbe la visión de la realidad, que no es tan fiera como nos la pintan, de aquí otra frase: «No es el león tan fiero como nos lo pintan», simplemente para armarte de valor. Porque el valor no es la ausencia de miedo, sino la forma de superar el miedo. Turbar significa también perderte en ti mismo, porque en realidad, nuestros pensamientos son los mayores enemigos de nosotros mismos, de aquí procede el origen de la ansiedad, la de un miedo que puede ser irracional, o no cierto.

Hay quien es fuerte mentalmente, una forma de engañarse a uno mismo, la de ser valiente como las consignas de fuerza, valor y coraje. Susan Gale dijo: «A veces no te das cuenta de tus propias fortalezas hasta que te encaras con tu mayor debilidad».

Una mañana, estando nadando en la piscina, una nadadora, que esperaba en turno de salida me dijo «¡Venga valiente!». Salí nadando como un delfín o como si me hubieran instalado un motor en el trasero, me hice un par de largos sin enterarme, lleno de gran energía. ¿Qué pasó?, simplemente que esas palabras ejercieron en mi subconsciente como pura dinamita goma-2… 

Por ello, la semántica nos habla del poder de las palabras, según dónde se coloquen o en el contexto en que las recibamos. También tienen su importancia según quien nos las diga, depende de si es un jefe superior, un subordinado, un empleado, un apreciado amigo o un enemigo, que siempre los tenemos, aunque a veces no se perciben sus soslayados ataques. Alejar los miedos consiste en controlarlos.

Aturdir es confundir, sentir momentos de dudas en los que no sabemos qué decisión tomar. Por ello, has de estar entrenado, alerta, para conocer y distinguir cuáles son las situaciones de la vida que te estresan, preocupaciones que te ponen nervioso, para saber reaccionar acertadamente. Normalmente te pones nervioso y dubitativo cuando has de exponer tu prestigio personal al juicio de los demás, bien hablando en público, examinándote, dando una conferencia o en una reunión de negocios, donde has de mostrar detalladamente un producto, para lograr ventas, que es lo mismo que conseguir clientes o seguidores.

Todo arte u oficio requiere una formación, una preparación, no solo técnica sino de comportamiento. No es lo mismo la formación que pueda recibir un comercial, un policía, un médico, una cajera de supermercado, o una directiva de una multinacional. Para ello se hacen cursos de formación o perfeccionamiento para que las situaciones adversas a las que se ha de enfrentar el profesional ni le turben, ni le aturdan, ni le confundan.

Por lo comentado anteriormente, ciertas frases que tengamos como amuletos, nos servirán como armas, nos fortalecerán psicológicamente, porque todo pasa, nada te turbe, todo llegará a la normalidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: