Lava encendida de Vesubio activo,
lengua de fuego enroscada en la brasa,
prohibida señal que alguno se pasa;
rostro encendido del ser vengativo.
Rubor de moza de un amor cautivo,
pavesa que alumbra y que luego pasa,
pétalos floridos y fina gasa;
amor encendido, violento y vivo.
Adornos de reclamo en Vía Véneto
y letras que queman ya este soneto,
resplandor de fusil y metralleta;
que transforman las campiñas en brechas,
eres rubor, pasión, brasa, veleta,
veneno y amor que a todos acechas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: