Palabras mágicas son tus palabras,
 reflejo de pasión es tu mirada,
 palomas mensajeras tus pestañas.
 
 
 Serena eres tú y no lo ignoras.
 sencilla y perfumada como las rosas.
 De dulce tus andares que fascinan,
 y, para ello, tú no haces nada.
 
 
 Rendido mi corazón tienes al tuyo,
 que es de oro, y dejo que hagas con él todo lo que quieras,
 si quieres que florezca como un vergel
 dale abundante agua en primavera. 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies