El aire dulce en su viajar cansado
refresca los ambientes celestiales,
y vida da a las plantas fraternales,
y da a los animales buen estado.


Y, ¡todo es vida!, con sentir sagrado,
llenando las esferas principales
de alegre bienestar, sin que los males
arraiguen en un mundo acongojado.


Y, ¡paz da tanta!, que los hombres viven
en aureola de placer inmerso,
gozando las dulzuras de bondad.


Y hermosa tierra, con amor perciben,
al ver tan armonioso el universo,
que artífice es el aire en su amistad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: