La luna y el río

La luna y el río

Sobre un velo de luceros,
brilla una preciosa cara.
Una cara tan divina
que alumbra con luz diáfana.


   Ella sonríe a un mocito
que entre bellas flores pasa,
y entre esmeraldas camina
en limpio caudal de lata.


   Sereno el mozo, contempla
la luz que dona esa cara...,
que penetra en su corriente
de sus ondas escarlatas.


   Y le declara : "Esta noche
negra, hasta la madrugada...,
es rosicler de alegría
al contemplar tu mirada.


   ¡Quiero siempre verte ahí...!
¡Yo no quiero que te vayas...!
¡Quiero que des tu sonrisa
a mis augas nacaradas!"


   Así, la luna y el río
las noches en vela pasan,
con sentimientos de amores
de sus cuerpos y sus almas.


   Aí, la luna y el río
en todas las noches claras,
se confiesan sus secretos
desde el crepúsculo al alba.

Recortes de Prensa


Revista HOLA de 8 de julio se hace eco de la visita de SSMM los Reyes a Palma, donde se aprecia la gran pancarta de bienvenida desplegada por la Hermandad Nacional Monárquica de España en Baleares

https://youtu.be/5FLh14hMuTo

Declaraciones del Vicepresidente Nacional D. José Fernández a la TV pública IB3 de Baleares con motivo de la visita de SSMM los Reyes a Palma

Muere Miguel I, rey de Rumanía, a los 96 años


Muere Miguel I, rey de Rumanía, a los 96 años

{«@context»:»http://schema.org»,»@type»:»NewsArticle»,»headline»:»Muere Miguel I, rey de Rumanu00eda, a los 96 au00f1os»,»datePublished»:»miu00e9 06 dic 2017 10:18:55 CET»,»dateModified»:»miu00e9 06 dic 2017 10:18:55 CET»,»mainEntityOfPage»:»http://www.elmonarquico.com/texto-diario/mostrar/965500/muere-miguel-i-rey-rumania-96-anos»,»author»:[«Caius»],»description»:»Miguel I se vio obligado a abdicar de su reinado en 1947 por la llegada al poder en Rumanu00eda de los comunistas tras la II Guerra Mundial, y viviu00f3 en el exilio en Suiza junto con su esposa, …»,»publisher»:{«@type»:»Organization»},»guid»:»965500″,»link»:»http://www.elmonarquico.com/texto-diario/mostrar/965500/muere-miguel-i-rey-rumania-96-anos»,»image»:{«@type»:»ImageObject»,»url»:»http://www.elmonarquico.com/images/showid/1489239″,»width»:»820″,»height»:»490″}}

var bpclg = bpclg || [];
bpclg.push([‘pageView’, {
«domain_id»:»540″,
«item_id»:»965500″,
«item_class»:»article»
}]);

(function(i,s,o,g,r,a,m){i[‘GoogleAnalyticsObject’]=r;i[r]=i[r]||function(){
(i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o),
m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m)
})(window,document,’script’,’http://www.google-analytics.com/analytics.js’,’ga’);

ga(‘create’, ‘UA-110897-16’, ‘auto’, {‘name’: ‘bigpressglobal’});
ga(‘bigpressglobal.send’, ‘pageview’);

//htmlheader unificado portlets/pages/renderizar
//jQuery(document).ready(function($) {
// slideShow(290000);
//});

#sidebar-toggle {
border-radius: 3px;
display: inline-block;
position: relative;
}
#sidebar-toggle .bar {
display: block;
width: 20px;
margin-bottom: 3px;
height: 3px;
background-color: #ffffff;
border-radius: 1px;
}
#sidebar-toggle .bar:last-child{
margin-bottom: 0;
}
.burger_responsive{
float:left;
width:18%;
margin-top:4%;
}
.logotipo_responsive{
float:left;
width:62%;
text-align: center;
margin-left: 2%;
}
.buscador_responsive{
float:left;
width:18%;
margin-top:3%;
}
.buscador_responsive .campodatos {
overflow: hidden;
padding-right: 13px;
}
.buscador_responsive .iconbuscar {
padding-right: 3px;
float: right;
}
.campodatos input[type=»text»].buscaprincipal {width: 100%; padding: 3px; color: #555;}
span.search-buttodn.icon-search {font-size:21px;}

@media only screen and (max-width:48em) {
.burger_responsive{

margin-top: 45px;
/* width: 10%; */
margin-left: 5px;

}
.logotipo_responsive{
width: 72%;
margin-left: 4%;
margin-right: 4%;
}
.buscador_responsive{
padding-left:0%;
width:10%;
margin-top:3%;
}
.buscador_responsive .campodatos {
visibility: hidden;
}
}

@media only screen and (max-width:20em) {
.burger_responsive{
margin-top:5%;
width:10%;
}
.logotipo_responsive{
width: 72%;
margin-left: 4%;
margin-right: 4%;
}
.buscador_responsive{
padding-left:0%;
width:10%;
margin-top:3%;
}
.buscador_responsive .campodatos {
visibility: hidden;
}
}

viernes, 1 de noviembre de 2019, 14:28

Desde

@font-face {
font-family: ‘si’;
src: url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.eot’);
src: url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.eot?#iefix’) format(‘embedded-opentype’),
url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.woff’) format(‘woff’),
url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.ttf’) format(‘truetype’),
url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.svg#icomoonregular’) format(‘svg’);
font-weight: normal;
font-style: normal;

}

@media screen and (-webkit-min-device-pixel-ratio:0) {
@font-face {
font-family:si;
src: url(‘http://www.elmonarquico.com/app/10_5/icons_social/socicon.svg’) format(‘svg’);
}
}

.soc {
overflow:hidden;
margin:0; padding:0;
list-style:none;
}

.soc li {
display:inline-block;
*display:inline;
zoom:1;
}

.soc li a {
font-family:si!important;
font-style:normal;
font-weight:400;
-webkit-font-smoothing:antialiased;
-moz-osx-font-smoothing:grayscale;
-webkit-box-sizing:border-box;
-moz-box-sizing:border-box;
-ms-box-sizing:border-box;
-o-box-sizing:border-box;
box-sizing:border-box;
overflow:hidden;
text-decoration:none;
text-align:center;
display:block;
position: relative;
z-index: 1;
width: 23px;
height: 23px;
line-height: 23px;
font-size: 12px;
-webkit-border-radius: 12px;
-moz-border-radius: 12px;
border-radius: 12px;
margin-right: 4px;
color: #ffffff;
background-color: none;
}

.soc-icon-last{
margin:0 !important;
}

.soc-twitter {
background-color: #C0A600;
}
.soc-twitter:before {
content:’a’;
}
.soc-youtube {
background-color: #C0A600;
}
.soc-youtube:before {
content:’r’;
}
.soc-facebook {
background-color: #C0A600;
}
.soc-facebook:before {
content:’b’;
}
.soc-google {
background-color: #C0A600;
}
.soc-google:before {
content:’c’;
}
.soc-pinterest {
background-color: #C0A600;
}
.soc-pinterest:before {
content:’d’;
}
.soc-linkedin {
background-color: #C0A600;
}
.soc-linkedin:before {
content:’j’;
}

.soc-instagram {
background-color: #C0A600;
}

.soc-rss {
background-color: #C0A600;
}
.soc-rss:before {
content:’,’;
}

.b-col {
box-sizing: border-box;
}

Desde

Muere Miguel I, rey de Rumanía, a los 96 años

|

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «http://connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&appId=239369016074148»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=»http://platform.twitter.com/widgets.js»;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,»script»,»twitter-wjs»);

window.___gcfg = {lang: ‘es’};

(function() {
var po = document.createElement(‘script’); po.type = ‘text/javascript’; po.async = true;
po.src = ‘https://apis.google.com/js/plusone.js’;
var s = document.getElementsByTagName(‘script’)[0]; s.parentNode.insertBefore(po, s);
})();

Miguelrumania2

Ayer, 5 de diciembre, falleció el último de los jefes de Estado que estuvo en activo durante la Segunda Guerra Mundial. El Rey Miguel I de Rumanía, era el último de los grandes personajes que vivieron en primera persona la Gran Guerra y al que le tocó lidiar con un tiempo difícil, convulso y de muchos cambios.

Hijo del rey Carlos II y de Elena de Grecia, reinó entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. Miguel I era primo de Doña Sofía, Reina Emérita de España, y durante toda su vida mantuvo muy buenas relaciones con la familia real española.

Miguel I se vio obligado a abdicar de su reinado en 1947 por la llegada al poder en Rumanía de los comunistas tras la II Guerra Mundial, y vivió en el exilio en Suiza junto con su esposa, Ana de Borbón Parma, con la que tuvo cinco hijas, Margarita, Elena, Irene, Sofía y María. Su exilio duró hasta 1997, cuando fue autorizado a volver a su país.

Miguel I, Rey de Rumanía, era el decano de la realeza mundial y un personaje imprescindible para comprender la convulsa historia europea de las últimas ocho décadas. El Rey falleció en su residencia privada de Suiza, a los 96 años de edad, tras empeorar en los últimos días su estado de salud, como ya habíamos informado en El Monárquico, una salud que se había quebrado desde que a principios de 2016 le diagnosticaron un cáncer de piel que le obligó a abdicar sus responsabilidades en su primogénita, la princesa Margarita de Rumanía, desde entonces custodia de la Corona.

MiguelIyReinaSofa

El Rey Miguel estaba emparentado con varias dinastías europeas. Entre sus familiares más allegados, la Reina Sofía, quien le consideraba su primo favorito. El destierro del Rey Miguel I de Rumanía fue muy largo y dolorosa, ya que se prolongó durante más de 50 años, una dura situación que marcó el carácter taciturno que ha sido tónica en su vida hasta el final de sus días.

Únicamente después de la caída del comunismo en Rumanía se le permitió regresar a su país, donde durante estos últimos 20 años ha podido disfrutar de que el Senado de su país le proporcionó la restitución de su título y de sus bienes, además de su condición y derechos como exjefe del Estado. Su vuelta a Rumanía le proporcionó una creciente popularidad entre la ciudadanía, lo que ha reabierto el debate sobre la posibilidad de restaurar la monarquía.

El comunicado oficial de la Casa Real de Rumanía dice así;

«Su Majestad el rey Miguel I ha muerto hoy, 5 de diciembre de 2017, a las 13 horas, en su residencia privada en Suiza».

«Hasta los últimos instantes de su vida, Su Alteza Real ha estado acompañado por la princesa Margarita», añade la nota oficial. Según ha informado la agencia de noticias local Agerpres, su hija, la Princesa Margarita y el esposo de esta, el príncipe Radu, llegaron a Suiza hace un mes ante el deterioro de la salud del monarca. 

La capilla ardiente del monarca se instalará en el salón de honor del castillo de Valea Pele, en Sinaia (Rumanía), y después se trasladará, durante dos días, al salón del trono en el palacio real de la Avenida de la Victoria, en Bucarest.

La misa tendrá lugar en la Catedral Patriarcal de Bucarest, mientras que el entierro será en la nueva Catedral Ortodoxa de Curtea de Arges, a unos 155 kilómetros de la capital rumana. Los detalles del servicio funerario no se darán a conocer hasta este miércoles, día en el que también se abrirá al público un libro de condolencias, tanto físico —estará en el castillo de Valea Pele— como online, que estará accesible durante 40 días.

Miguel Adrover Caldentey

Director de El Monárquico

1 Comentarios

1

El comunismo destrozo también Rumania,un gran país y expulsó a un gran Rey Su majestad El Rey
Miguel de Rumania,DEP.

escrito por
Joseluis

09/dic/17    13:19

Escribe tu comentario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.async=true; js.defer = true;
js.src = «http://connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&appId=239369016074148»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

window.twttr = (function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0],
t = window.twttr || {};
if (d.getElementById(id)) return t;
js = d.createElement(s);
js.id = id; js.async=true; js.defer = true;
js.src = «https://platform.twitter.com/widgets.js»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);

t._e = [];
t.ready = function(f) {
t._e.push(f);
};

return t;
}(document, «script», «twitter-wjs»));

window.twttr.ready(function() {

var twitterDiv = document.getElementById(‘timeline-2160720’);
var twitterQuery = ‘el_monarquico’;
twitterQuery = twitterQuery.replace(‘@’, »).trim();

twttr.widgets.createTimeline({

sourceType: «profile»,
screenName: twitterQuery
},
twitterDiv,
{

lang: ‘es’,

width: ‘100%’,
height: ‘300’,
related: ‘twitterdev,twitterapi’
}).then(function (el) {
//console.log(«Embedded a timeline.»)
});
});

#sidebar {
background: #eee;
wihdth: 240px;
heihght: 100%;
}
#sidebar > ul {
margin: 0;
padding: 0;
list-style: none;
}
#sidebar > ul li {
margin: 0;
}
#sidebar > ul li a {
padding: 15px 20px;
font-size: 16px;
color: #333;
text-decoration: none;
display: block;
border-bottom: 1px solid #333333;

font-weight: 300;
font-family: Roboto, sans-serif;

}
#sidebar > ul li:hover a {
background: #333333;
color: white;
}
/*
.main-content {
width: 100%;
height: 100%;
padding: 10px;
box-sizing: border-box;
-moz-box-sizing: border-box;
position: relative;
}
.main-content .content{
box-sizing: border-box;
-moz-box-sizing: border-box;
padding-left: 60px;
width: 100%;
}
.main-content .content h1{
font-weight: 100;
}
.main-content .content p{
width: 100%;
line-height: 160%;
}
.main-content #sidebar-toggle {
background: #DF314D;
border-radius: 3px;
display: block;
position: relative;
padding: 10px 7px;
float: left;
}
.main-content #sidebar-toggle .bar{
display: block;
width: 18px;
margin-bottom: 3px;
height: 2px;
background-color: #fff;
border-radius: 1px;
}
.main-content #sidebar-toggle .bar:last-child{
margin-bottom: 0;
}
*/

body {
width: 100%;
height: 100%;
}

.slideout-menu {
position: fixed;
left: 0;
top: 0;
bottom: 0;
right: 0;
z-index: 0;
width: 256px;
overflow-y: auto;
-webkit-overflow-scrolling: touch;
display: none;
}

.slideout-panel {
position:relative;
z-index: 1;
}

.slideout-open,
.slideout-open body,
.slideout-open .slideout-panel {
overflow-x: hidden;
}

.slideout-open .slideout-menu {
display: block;
}

var slideout = new Slideout({
‘panel’: document.getElementById(‘page’),
‘menu’: document.getElementById(‘sidebar’),
‘padding’: 256,
‘tolerance’: 70
});

var fixedAll = document.querySelectorAll(‘.prepage’);

if (fixedAll.length > 0) {
fixedAll.forEach(function(fixed) {
slideout.on(‘translate’, function(translated) {
fixed.style.transform = ‘translateX(‘ + translated + ‘px)’;
});

slideout.on(‘beforeopen’, function () {
jQuery(‘.bprailscontent’).hide();
fixed.style.transition = ‘transform 300ms ease’;
fixed.style.transform = ‘translateX(256px)’;
});

slideout.on(‘beforeclose’, function () {
fixed.style.transition = ‘transform 300ms ease’;
fixed.style.transform = ‘translateX(0px)’;
});

slideout.on(‘open’, function () {
fixed.style.transition = »;
});

slideout.on(‘close’, function () {
fixed.style.transition = »;
});
});
}

Juventud, Divino (y republicano) Tesoro

Andan revueltos estos días algunos grupúsculos de la Universidad Autónoma de Madrid, tratando de sacar adelante un supuesto referéndum entre los estudiantes. ¿Se imaginan la pregunta?. En efecto, aciertan ustedes. La misma cantinela de siempre: “visibilizar la opinión de la juventud acerca de ser súbditos de una institución anacrónica, corrupta y vinculada al régimen franquista” (sic).

Resulta sorprendente tal aluvión de majaderías en una sola frase. Más les valdría a sus autores hincar codos y estudiar para poder luego expresarse con propiedad.

Mis poco aventajados alumnos/as: los españoles no somos súbditos de nadie, sino ciudadanos libres en un estado democrático de derecho. Ha sido una larga lucha desde la Constitución de 1812. Nos ha costado varias guerras civiles y no poco sufrimiento. Yo creo que los súbditos sois vosotros, que obedecéis sin rechistar las consignas de determinadas y extremistas siglas. Esa sí que es una manifestación de servidumbre.

Mis poco aventajados alumnos/as: las monarquías europeas no son una institución anacrónica, puesto que han sabido evolucionar con los tiempos, adaptándose perfectamente a los estándares democráticos del mundo de hoy. Así lo ponen de manifiesto todos los indicadores del Índice de Desarrollo Humano y los observatorios sobre la democracia de las naciones. Si queréis algo anacrónico, buscad en los postulados de las siglas que os dirigen y que siguen empeñados en reeditar regímenes fracasados y verdaderamente caducos.

Mis poco aventajados alumnos/as: desgraciadamente algunos casos de corrupción han sido protagonizados por personas cercanas al Rey. Estamos en un estado de derecho y los tribunales siguen haciendo su trabajo, depurando responsabilidades donde las haya. ¿Tiene un sistema republicano la varita mágica para librarse de la lacra de la corrupción?. Creo que desde los tiempos de Yugurta, francamente no.

Mis poco aventajados alumnos/as: la Historia de España no comenzó en 1931, ni en 1936, ni en 1975. Somos un país más que milenario y nuestra monarquía un hecho esencial en nuestra formación como nación. Si frecuentarais más las bibliotecas y menos las páginas web de grupúsculos radicalizados y extremistas, os daríais cuenta que durante el franquismo existió una importante oposición monárquica al régimen, tanto de signo juanista como de signo carlista. Aprenderíais que estas fuerzas vivieron el exilio y que participaron en las plataformas democráticas antifranquistas.

Además de eso, la legalidad vigente en 1975 era la única que se podía aplicar en ese momento y que don Juan Carlos I respetó para, de la ley a la ley, conducir a España hacia un sistema democrático. El Rey pudo haber perpetuado el régimen, pero prefirió, con la ayuda de todos los españoles de buena voluntad y diferentes sensibilidades políticas, iniciar el camino hacia la democracia, esa democracia que hoy os permite decir esas sandeces a pesar de su intrínseca mentira.

En sus “razonamientos”, plantean los promotores de este referéndum “a la búlgara”: “Los jóvenes estamos hartos de que se utilice la inviolabilidad de una Constitución votada bajo chantaje, mucho antes de que naciéramos y sobre la que ni nuestros padres pudieron decidir”(sic).

Ignoro quién os ha otorgado la representación de la juventud española y de su supuesto hartazgo, pero decir que la Constitución de 1978 fue votada bajo chantaje es una soberana estupidez. Eso significaría que el 91´81% de los votantes, que votó sí, nada menos que 15.706.078 personas, fue a los colegios electorales bajo coacción. ¿Cómo se puede chantajear a todo un pueblo que sólo buscaba, paz, trabajo y libertad?.

En cuanto a lo de decidir a cada momento, creo que no tendríamos fechas en el calendario para someter a votación constante aquello que no nos interesa. Ya sé que Fichte decía que la nación era un plebiscito permanente, pero tener que votarlo todo y todos los días me parece un ejercicio absurdo. Aunque no estaría mal organizar alguna consulta como, por ejemplo: “Referéndum sobre la inoportunidad histórica de la invasión musulmana del año 711”, yo no estuve y me gustaría votar. “Referéndum sobre la abolición preventiva de los regalos de Navidad”, ya se que las grandes superficies me van a llamar de todo. “Referéndum sobre la limitación de la estupidez humana”, aunque me meta en un lío. “Referéndum sobre el Código Civil”, yo no lo he redactado y me gustaría opinar. Para qué seguir.

La juventud es impetuosa, tendente a sacar conclusiones automáticas. Está guiada por un sentido justiciero que la reflexión del tiempo convertirá en espíritu de justicia. Es fuerza para nuestras sociedades. Pero, ¡cuidado!, en manos de interesados manipuladores, puede ser un ariete que los republicanos de laboratorio tratarán de emplear contra la Corona y la Constitución.

Terminó el recreo. Queda mucho curso y hay que seguir estudiando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies