Quiero ser mayor, no vieja

Quiero ser mayor, no vieja

En la sociedad actual , en la que ha ido adquiriendo primacía , en su sistema de valores , el culto al cuerpo , el afán de bienestar y el placer , como criterios de felicidad , la ancianidad , la “ edad dorada” , la vejez , representa un obstáculo para el logro de esos “ valores” , en los que el hombre de hoy ha depositado el sentido de su existencia. 

No tiene nada de extraño que , en consecuencia, con esa falsa jerarquía , el abandono , la soledad y el menos-precio , estén adquiriendo fuerza en las legislaciones de una sociedad depravada , donde el “ sentido de utilidad” ha venido a sustituir al “ sentido de dignidad “ . “La eutanasia no es , sino el ultimo peldaño en la carrera descendente que conduce de “ lo civilizado “ a “ la selva”.” ( Pablo Carreño )

Es en esta etapa de la vida humana cuando el hombre alcanza toda la plenitud o madurez que le es posible conseguir. Se logra mediante el enriquecimiento que supone la “ la lucha por la vida” , con sus  éxitos y fracasos , con sus ilusiones y sus decepciones , con sus alegrías y sus tristezas. No en vano todas las civilizaciones – quizás excepto la actual y todas , en sus etapas decadentes – han depositado en “ el consejo de ancianos” la confianza para el asesoramiento ante decisiones complejas o comprometidas. 

 Cicerón, De senectute , cap. IX . escribe : “ ¿ Qué cosa más agradable que una vejez rodeada de una juventud afanosa de aprender ” ? . Atención abuelos !!!!!

En la sociedad actual , se sostienen  las ideas del progreso sin fin donde sólo son validos los criterios actuales y “ lo anterior” es vivido como caduco. Los trastornos del crecimiento y la sociabilización de los jóvenes tienen un factor psicológico común: la inseguridad. Cada uno de los miembros de la familia ha de encontrar en ella la valoración , el cariño y la seguridad . El anciano es el portavoz de la tradición , el símbolo de las raíces. 

La vida esta ordenada : la cabeza manda al cuerpo , lo que interesa es prioritario a lo que gusta, el querer es mas importante que el placer,….¡ en cuantos jóvenes pasa lo contrario! . Se genera una jerarquía interna con la interiorización de una jerarquía externa. Dan lastima las madres que quieren ser amigas de sus hijas , las pobres niñas , igual ganan una amiga más , pero pierden algo tan valioso como una madre. Aquí juega un papel clave la jerarquía familiar . Esta se basa en el respeto , devoción y obediencia. Un padre que desvaloriza a su padre no tendrá autoridad moral para mantener su función de “ padre” con los hijos y éstos no tendrán la capacidad de desarrollo de la adecuada jerarquía interna. 

Es poco frecuente encontrar trastornos de desadaptación del adolescente en familias con adecuada jerarquización , en la que el afecto , los roles definidos y el funcionamiento relacional es cooperativo. En ella se facilita el desarrollo personal de cada uno de sus miembros , del abuelo, de los padres , de los hijos. 

El abuelo es el portavoz de la tradición , el símbolo de las raíces y , por lo tanto , es el que dará en ultima instancia el elemento de seguridad final que es de dónde venimos. 

“ A medida que envejecemos lo terrenal se desvanece en nosotros y lo espiritual se acentúa; y entonces adviertese la belleza de  estas palabras de Vauuvernargues: Más pronto o más tarde no nos queda más deleite que el de las almas . Por eso siempre podemos amar y ser amados. La vejez que debilita el cuerpo , rejuvenece el alma , cuando no está corrompida y como inconsciente de si misma. El instante de la muerte es el de la floración de nuestro espíritu “ (J.B.H., La Cordaire.)

 Ahora , cuando estoy disfrutando de mi jubilación , mejor que nunca entiendo lo que exponen Pablo Carreño y Juan Cardona , coautores del libro titulado “ Los mayores o al correr del tiempo “ , las tres manifestaciones psicopatológicas que , en la experiencia clínica , con más frecuencia se observan en los ancianos , como derivaciones sintomatológicas del síndrome de soledad.

  • Egocentrismo. El anciano que ha vivido su vida centrada en si mismo, y que no ha dejado de ser egocéntrico , sufre la soledad porque el mismo se ha ido construyendo su propia jaula como un prisionero que hubiese construido él mismo los muros de su prisión y quedase prisionero precisamente por el desamor querido , porque ha comprimido sobre si mismo su capacidad de amar y su soledad acabará consumiéndolo , a no ser que advertido de su error vital y , habiéndolo reconocido , se esfuerce en rectificarlo, desarrollando su capacidad de amar mediante la entrega y el servicio a los demás, a través de los vínculos familiares , de amistad …. 
  • Amargura . Cuando la soledad es consecuencia de una marginación ,es decir, cuando es el producto del desamor sufrido, es habitual que la tristeza se transforme en amargura . El anciano amargado suele ser agresivo e insociable. Para evitarla es preciso que la familia , la sociedad, faciliten a los mayores las circunstancias para que el anciano se sienta útil y encuentre los cauces apropiados para servir y amar a los demás. 

La tercera manifestación es la susceptibilidad . Se digieran mal las soledades , y entonces , es cuando una cierta reacción paranoide , puede ir elaborando pensamientos de prejuicio: puede tener la sensación de que los demás sostienen sentimientos de animadversión hacia él. Tiende a hilvanar acontecimientos y circunstancias , sin apenas entidad, con una carga de angustia y temor que le induce a sospechar , en los actos de los demás, significados malevolentes hacia él. Sólo los que tienen independencia y viven intensamente una aventura trascendente en su vivir , pueden soslayar del todo este peligro de la edad. 

Solo son mayores los que se empeñan en servir para algo y en servir a alguien. Estamos hablando del hombre mayor que “ sigue negociando , como puede , hasta que El venga”. Los otros son tan solo viejos .”

¡Vivamos, vivamos! entre nacer y morir

¡Vivamos, vivamos! entre nacer y morir

No elegimos nacer, nadie nos pidió permiso para existir, y paulatinamente vamos experimentando lo que nos depara los vericuetos de la vida.

Ordenando unos papeles, me topé con unos cuadernos donde plasmé pensamientos, llamémosles, de tipo moralizante, sentenciosos, populares, artísticos, etc.

Y encontré unos alusivos a cómo enfrentarnos a la vida y     profundidad, otros muchos sobre la transcendencia de la muerte.

Todo me motivó a elegir el tema de este nuevo artículo.

Tratar del más allá siempre ha fascinado a la humanidad y gracias a Dios así sigue siendo, por ello he recopilado algunos versos de poetas que han pensado sobre ello, y a la vez otros que canten a la vida, para recordar y revisar nuestra andadura y demos un pasito adelante para disfrutar de paz y alegría 

   Primero contamos con Jorge Manrique, poeta del Medioevo, donde su famoso poema es un exponente de la poesía de aquellos tiempos.

En “Las Coplas a la muerte de su padre”, recordamos que en esta composición abundan hermosas metáforas, alegorías, paralelismos, vislumbrando en él un poeta pre-renacentista.

“Despierte el alma dormida avive…” nos sumerge en relación que se tenía de la muerte en el Medioevo, nada centrado en el hombre, todo relacionado hacia Dios.

Nos vamos un ratico con Quevedo y nos encontramos ya inmersos en “El Renacimiento”, por supuesto el eje central del pensamiento está en el hombre y nos ha legado el mejor soneto de Lengua Castellana compuesto hasta hoy, que posee una particularidad, que sus tercetos son tan perfectos que hacen palidecer a los cuartetos, y da fin aludiendo “que es polvo, pero polvo que ha amado”

Juan Ramón Jiménez, nos regala esta bella hipérbole “La belleza hace eterno el momento fugaz y sin latido”.

Volamos a la vida campesina y sencilla que nos brinda Gabriel y Galán en su poema “El Ama”.

“Yo aprendí en el hogar en que se funda, la dicha más perfecta quise ser como…

Todo esto pertenece a un pasado concreto que debemos valorar para adaptarlo en nuestro entorno y ¡vivamos, vivamos! entre nacer y morir con alegría y dignidad.

Nos animan en este menester, también, cantantes y pongo por ejemplo al dúo ABBA con su alegre “Mamma mía”.

Algunos interrogantes cotidianos de la vida José Luis Perales nos lo sirve en bandeja: “Y quién es él” “En qué lugar…” y hasta las canciones bullangueras del verano nos hacen pensar, pero lo que se dice pensar “Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba cuantas cosas barrería”. Hace alusión a la injusticia y corrupción, en clave de humor, pero nos hace pensar.

El gran Pablo Neruda nos dice que, entre comillas, que se puede morir poco a poco y asevera: “Quién no lee, muere lentamente”. Podemos aplicarlo también así: el que no canta, el que no baila el que no…” está abocado a lo mismo.

No puedo sustraerme entrar en el Romanticismo de la mano de Gustavo Adolfo Bécquer, con una rima alusiva explícitamente a la muerte “Cerraron sus ojos que aún tenía abiertos, cubrieron su rostro con un blanco lienzo” …, nos estremece este hálito de la muerte que no queremos recordar y sabemos va a suceder.

Cuando la vida se acorta como se reduce el acordeón en su melodía, la valoramos más pues el fin, ya no es lejano.

Y es que no hay nada que iguale el don supremo de la vida, el mejor regalo que vamos descubriendo sin cesar.

La muerte será la última lección que nos de la vida y menos mal que el tiempo no se puede ahorrar, si no la convivencia  sería una  hecatombe.

Imitando el oleaje del mar, pasamos a disfrutar de pensamientos sobre la vida, unos tristes, otros alegres.

“Vivir es gracia concreta, su imagen no… Su persona su persona”, nos lo aconseja Jorge Guillén. O sea, no vivir en tercera persona, ni mirando a ver que hacen los demás.

Hemos de zambullirnos en la piscina vital de la vida y nadar y bregar y luchar y avanzar … 

Hay un dicho que dice, que hay que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro, como si esto fuera lo más importante, que su importancia tiene, nuestro hijo nos dará descendencia, nuestro árbol nos regalará sombra y nuestro libro, se leerá más o menos. Pero eso no quita la realidad de que hemos de perecer, por ello la vida hay que sorberla sin que se derrame una sola gota.

Vivir es imitar los rayos de sol, que caen perpendicularmente sobre la tierra y la calientan más, así nuestras palabras y acciones han de caer de este modo, para alegrarles la vida a quienes nos rodean.

Ayer mismo, hablando con una amiga de los triunfos, fracasos y avatares de la vida, me dijo estas palabras que menciono:

“Para mí la vida es caminar buscando el triunfo y aprender, nunca fracasar”.

Vivir es hacer lo que nos dice Zorrilla en uno de sus versos del poema “La siesta”: “Mis ojos no se sacian de verte y admirarte”.

“¡Ay los requiebros de la mieles de amor!

Y fíjense qué vital la estrofa de Bertolt Brecht:

“Y digo esos señores son incorruptibles

no hay importe que los pueda tentar

cuidar las leyes y dictar sentencia

¿No es suficiente incorruptibilidad?”

Esto si se lleva a cabo es vivir con coraje, es vivir sin poner la “cazuela”, es vivir con dignidad.

Y éste de León Felipe ¿no es un canto a la vida?

“¿Es agradable nacer?

Pues yo digo que es tan agradable morir.

Muero con el moribundo,

y nazco con el niño que recoge los pañales…”

¡Cuánto aprendemos de los poetas!, deberíamos andar por el sendero de sus versos.

Hemos de aprender a dialogar para encontrar puntos y nuestro talante ha de ser flexible para caminar juntos, sí, juntos, pues si somos adversarios habrá un respeto, pero si abrimos la puerta a la enemistad, la tendremos siempre en los talones.

La que viene sin avisar, la mujer de blanco, la puntual, la segadora, la del alba, son los nombres azucarados que ponemos a la muerte, porque el nombrarla, tal cual, nos da algo de escalofrío, que este hecho no ha encajado en ninguna asignatura y no estamos preparados para asumir este misterio. 

Recuerdo lo que me contó una amiga, el diálogo que tuvo con su hijo pequeño, que intuía a la Parca.

– Mamá, cuando venga la muerte tú no le abras la puerta.

– Hijo es que ella, ella, traspasa hasta las paredes y no llama.

 El crío insistía y le dijo:

– Pues tú, mamá, si entra te escondes debajo de la cama.

Son partes de la vida, que muchos niños intuyen durante los duelos y el ambiente de tristeza que lo impregna todo.

En muchos cuentos ha estado presente, en “La bella durmiente”, “Blancanieves”, pero también se ha disfrutado cuando el beso del Príncipe les salva la vida.

Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz tienen unos versos que  terminan igual.

La santa:

“…Y vivir en tí no puedo

qué muero porque no muero”

y San Juan:

“y mi mal es tan certero

que muero porque no muero”.

Conocemos el refrán que dice “No hay mal ni bien que cien años dure”, o sea que el inexorable fluir del tiempo, que no necesita cañerías ni conducciones a todos nos inundará, el tiempo lo sentiremos como agua y cuando ésta nos llegue al cuello, no habrá fontanero que lo remedie.

Nuestro destino trazado lo tenemos, pero nuestro libre albedrio está en nosotros y muchos hechos están en nuestras manos realizar una u otra cosa.

Debemos de luchar por nuestra felicidad y no pasar de largo, seamos como  la avecilla más pequeña, el colibrí que da 55 aleteos  por segundo para libar el polen de las flores, o sea trabaja.

Transcendental la pregunta, ¿A dónde vamos? Cada cual tiene su respuesta, según su libre criterio, yo creo que abrazaré a los míos cuando traspase ese túnel, que dicen que en el final existe mucha luz.

Un día en clase memorizábamos con ayuda de un disco el poema de García Lorca “Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías.

La clase trocábase en un solemne silencio y escuchábamos y repetíamos “a las cinco en punto de la tarde”, y algo de tenebroso flotaba cuando escuchábamos “una niña trajo la blanca sábana” etc.

Mas esto tiene su reverso, dicho torero, antes vivió, es decir, disfrutó, gozó, tuvo su plenitud, muchos deseos colmados, lo que se dice le sacó el jugo a la vida. 

¡Vivimos, vivimos! Tenemos múltiples modos de disfrutar: libertando a un pajarillo, acompañando a un solitario, cantando una nana, el rezar una oración, asistir a un cumpleaños, asistir a un boda, oler el perfume de una flor, sentir la sonrisa de un niño, deshacer un entuerto, leer un poema, una novela, la victoria de nuestro equipo, asistir a un concierto y tantas y tantas… 

Ha habido poetas que han piropeado a la muerte algo insólito, pero cierto así leemos en ´´La muerte da a la vida las gracias de lo acabado”, nos lo comunicó José María Pemán. 

Podemos meternos en la piel de un niño porque antes lo fuimos y asombrarnos de sus juegos, de su mundo y, por ende, recordar alguna que otra aventurilla de antaño que seguro nos hará sonreír.

 Cuando el otoño hacía su aparición, preconizaba la costumbre de la escenificación de Don Juan Tenorio en el teatro y en todas las casas, en cualquier ambiente escuchábamos “Yo a los castillos subí, yo a las mazmorras bajé”, y todo este tufillo de ultratumba las pandillicas lo sentíamos y nos reuníamos en los portalones de casas señoriales, que eran más grandes y contábamos historias de fantasmas, de aparecidos, donde se bebía nuestra dosis de terror, miedo, amor y cementerio.

Acabo en nuestro hoy que hemos de ser valientes y vivir con intensidad la vida, que sigue siendo bella dentro de la tragedia y ahora comprendemos más que nunca que lo importante, como sabemos, es disfrutar las cosas, que ni se compran ni se venden y que lo que se dice vivir, vivir es pensar y ayudar a los demás como gracias a Dios está sucediendo a nuestro alrededor.

Vivimos tiempos difíciles, sí, pero propicios para consolar, aconsejar y abrazar con sonrisas.

¡Vivamos, vivamos! Y a tope entre nacer y morir

El perro inválido

El perro inválido

Estaba esta mañana el Muro de Gijón como si de un mes de verano se tratase. Un tumulto de gente, de todo tipo, las amas de casa y los jubilados habituales con el añadido de un gran número de personas en edad laboral que hoy, tras el pseudoconfinamiento decretado por el gobierno del Principado, se han lanzado a las calles, donde comercios, cafeterías y chigres cerrados les han dejado como casi única salida el paseo por el malecón gijonés.

En San Pedro, donde mejor rompían las olas, un grupo de surfistas ofrecía suficiente espectáculo como para que la densidad del personal pusiese en peligro el llamado distanciamiento social, aunque la atención de la policía municipal se centraba en los papeles de un guitarrista que se ganaba la vida en el Campo Valdés. Más abajo, en la zona de la Rampa, el espectáculo tenía otras características.

Un perro, de buena talla, seguía por la arena a su dueño y otro can. Lo llamativo era el sistema de ortopedia a ruedas sobre el que sustentaba la parte posterior del cuerpo, que aparentemente, y posiblemente por la edad avanzada, ya no respondía a las necesidades del pobre animal. Arriba, en el Muro, algunas personas se paraban a admirar la escena. ¡Míralu, probín¡ ¡vaya detalle el paisanu¡ Era ciertamente difícil no conmoverse ante la escena de amor y humanidad que teníamos delante.

En la sociología moderna uno de los enfoques, iniciado por Auguste Comte, estudia a la sociedad como si de un organismo viviente se tratase, después vendría Herbert Spencer que profundizaría en el concepto. La sociedades maduras, o desarrolladas, muestran en su accionar con los animales ese tipo de evolución y así, para algunos, esto sería una muestra del nivel superior de las mismas.

Gijón, según una reciente información, cuenta con más de 32.000 canes censados, lo que, dado la población de la ciudad, la pondría en un supuesto elenco mundial en la parte más avanzada de la clasificación. Es tal la importancia del asunto que el decreto de cierre del Principado ha dejado fuera a las tiendas de alimentación animal y las clínicas veterinarias, algo a lo que el pequeño comercio no ha tenido derecho.

Todo esto estaría muy bien si no fuese porque nuestra ciudad, como toda Asturias, cuenta con un número total de bebes, niños y adolescentes muy inferior, con una brecha que se acrecienta cada día y que las políticas anticonceptivas de un lado, y la falta de ayudas a la familia de otro, llevan a pensar que en un futuro habrá que dejar todo el año la playa de San Lorenzo para el disfrute de los perros, y de sus ancianos dueños. Todo se andará aunque no sé si este es un ejemplo de sana evolución.

Versión en asturiano en abellugunelcamin.blogspot.com

Certamen poético. Composición con la estrofa Julia

Certamen poético. Composición con la estrofa Julia

Con el fin de dar a conocer la nueva estrofa, creada en 2020 por Consuelo Giner Tormo y para darle difusión, se convoca el I Certamen Poético, con la colaboración de Espejo de Alicante y con las siguientes

BASES

1. Podrán concursar todos los poetas que lo deseen, mayores de edad, en lengua castellana.

2. Los poemas serán originales e inéditos.

3. El tema será libre, la forma se ajustará a cualquiera de las modalidades de la estrofa julia (explicada a continuación)

4. La extensión total no sobrepasará los 100 versos, presentados en Times New Roman a 12 puntos, con interlineado de 1,5 puntos.

5. Los trabajos no estarán firmados, serán entregados por correo postal, sin identificar, bajo el sistema de plica, a la siguiente dirección:

I Certamen Poético. “Estrofa Julia”

Asociación Espejo de Alicante 

Calle Serrano n. 5, Bajo (local del Ayuntamiento de Alicante)

03003 Alicante

Dentro de un sobre se introducirán los poemas, por triplicado, sin firmar y otro sobre más pequeño (plica), indicando en el exterior el título del trabajo y conteniendo los datos personales: Nombre y apellidos, fotocopia del DNI, Dirección postal, Dirección de correo electrónico y número de teléfono.

6. La fecha de recepción de poemas finalizará el día 26 de enero de 2021. Se aceptarán los trabajos con matasellos de esa fecha que lleguen después (pero antes de la reunión del tribunal calificador).

7. Premios: Se establecen los siguientes premios:

PRIMER PREMIO: 200 € y placa

SEGUNDO PREMIO: 100 € y placa

TERCER PREMIO: 50 € y placa

PREMIO DE HONOR TERESA CÍA: Poeta invitado por su trayectoria poética. Escultura y placa

DIEZ ACCÉSITS: Diploma y lote de libros de Espejo de Alicante.

8. Los miembros del jurado se darán a conocer el día de la entrega de premios, siendo un número impar. El presidente será el Premio de Honor. Actuará de Secretaria Consuelo Giner, con voz, pero sin voto. Las decisiones del jurado serán inapelables.

9. Los trabajos serán publicados en la página web de la Asociación Espejo de Alicante y cuando haya material suficiente se editará un libro, dentro de la colección “Explorando con julia”

10. Los premios se entregarán el lunes 15 de febrero de 2021, en el lugar y hora que será anunciado previamente. Cualquier duda consultad a Consuelo Giner: 661493183.

Explicación de la estrofa julia y sus variantes:

ESTROFA JULIA

Creación de una nueva estrofa llamada julia, con las siguientes características, dedicada a mi nieta Julia Hernández Burló, nacida el 26 de enero de 2017. 

Tiene las siguientes características:

  • Consta de 5 versos que combinan arte menor (5 sílabas) y arte mayor (10 sílabas).
  • Los versos pentasílabos rimarán entre sí y lo mismo para los versos decasílabos. 
  • Combinan la rima consonante con la rima asonante, en una misma estrofa, así que se utilizará una o varias de las siguientes posibilidades:

Julia 1: 5a  10B  5a  10B  5a (a rima consonante y B rima asonante)

Julia 2: 5a  10B  5a  10B  5a (a rima asonante y B rima consonante)

Julia 3: 10A  5b  10A  5b  10A (A rima consonante y b rima asonante)

Julia 4: 10A  5b  10A  5b  10A (A rima asonante y b rima consonante)

  • Cada poema puede constar de una o varias estrofas y puede abarcar un solo tipo o varias combinaciones de Julia. 
  • Se trata de un poema capicúa.
  • Podrá incluir, al final, un estrambote, con 1 ó 2 versos añadidos como coletilla, sin rima o rima libre.

Un ejemplo, en este caso Julia 1:

Esencia
Nada arbitrario,
es todo el trabajo que hace siempre,
ni casüario
día a día lo que abarca mente
¡extraordinario!
Los pequeños detalles

Los pequeños detalles

Siempre acertamos cuando releemos un viejo libro, o conversamos con un amigo de toda la vida y es verdad, así nunca fallamos.

Leí unas páginas, de esas que casi nos han visto crecer y mis pensamientos lo agradecieron, pues me han motivado a intentar mejorar mis actos.

Me sirvió de inspiración, y compruebo que es muy importante cuidar los pequeños detalles, y vivirlos con gozo e ilusión. 

Esas aparentes insignificancias, no premeditadas, son un tesoro, que iremos desgranando, ya que, en cualquier momento dado, nos serán de gran utilidad.

Todo lo que he percibido en esta tranquila lectura ha conseguido, paradójicamente, que desemboque en una euforia por lo pequeño, en este tiempo pandémico y transmitirlo a los demás.

Por la experiencia histórica, deducimos que este malestar terminará y con esta esperanza enumeraremos una serie de cosas, casi triviales que podemos aprovechar, casi para sacar agua de donde no la hay.

Coincidiré muchas veces con ustedes, y seguro que tendrán a flor de piel aquello que a mí no se me ha ocurrido o he olvidado.

Una letanía o salmodia de pequeños y rutinarios actos, espero, nos hará comprobar cuántos modos en apariencia anodinos son muy importantes, deseando por ello que este artículo fuese interactivo, si así lo desean, piensen a mi lado:

Sonreír a una niña, y recibir su aprobación con otra sonrisa de ella, dar las gracias con amabilidad y cortesía, cantar una nana a un bebé y comprobar cómo paulatinamente va cerrando sus ojitos, sorprender a un ser querido con ese menú que tanto le gusta y no esperaba, rezar una plegaría, cerrar la puerta con suavidad…

  Todo esto no son reglas de urbanidad, todos estos pequeños y breves deseos, si los realizamos con amor, estaremos conectados con los idealistas que piensan que el motor que mueve al mundo con dignidad, es eso, el amor, o debiera serlo.

Esta es la grandeza de la vida, caminar junto a los que prefieren lo cotidiano, alejando ambiciones malsanas, que nunca sacian.

Así, a pequeña escala, si obramos por ese motivo, nuestro existir se convierte en dicha, pues este es un ideal noble, para nuestra vida, preferir lo que no tiene precio.

Seguimos ensartando, digamos, estas aparentes insignificancias.

Regalar, no un ramo de flores, sino simplemente una flor, comprar aquel libro, que sabemos tanto deseaba, reservar unas entradas en el teatro, en el género escénico de su preferencia, todo, claro, para donarlo a personas muy cercanas a nosotros.

Nada hay pequeño cuando se ofrece y se recibe, sin pedir nada a cambio, por eso son actos sublimes,  por ser todo a fondo perdido y sin esperar recompensa  alguna.

Mostrar un rostro sereno y que aflore a nuestros labios esa sonrisa interior, dispuesta siempre a ver la luz.

Deseamos que nuestras palabras y gestos alcancen su fruto, por ello es mejor acercarse a la línea roja de la adulación, antes que mostrar una faz discordante y avinagrada, pues más se logra con la miel que con la hiel.

A veces, nuestro ánimo no está para “tirar cohetes” y me viene a la mente un pensamiento, que no sé dónde leí o quién me lo comunicó y es: “Llevar una espina en el corazón y hablar de otra cosa, eso es de héroes.”

Nada menos que se nos cataloga de “Superman” cuando callamos nuestras quejas y pesares, para alentar al que sufre o está simplemente mortecino.

Categóricos, los pequeños detalles, no hay que desvalorizarlos, ellos tienen sentido, pero que muy alto, eficaz y alegre.

Volvamos atrás y sigamos juntos con esta eficaz y ardua tarea, no sin antes rememorar que debemos esforzarnos en  adivinar los deseos de personas importantes para nosotros, dejándonos llevar por nuestros nobles deseos complaceremos nuestro entorno ¿cómo? fácil, muy fácil,  igual que gota a gota, el vaso puede estar a rebosar y que “Poco a poco, hila la vieja el copo” nosotros con paciencia, a no hacernos los dueños de la tele, a compartir el mando, a ver ese programa que no nos agrada mucho pero a los demás sí. 

Con estos hechos delicados y pequeñines formamos en el hogar o en la pandilla verdaderas clases de tolerancia, basadas en lo que pasa desapercibido.

Vamos a reseñar algo muy íntimo y reconfortante, que es recostar la cabeza en el hombro amado, hecho que no hemos de dejar pasar, pues nos aporta seguridad y ternura y sólo hace falta estar cansados y tener ese don de apoyar nuestra cabeza.

Todo un requiebro de amor de estar por casa.

Y seguimos:

¡Pero qué bien te sienta ese vestido!

¡Qué corbata tan elegante!

Siendo espontáneos en estas galanterías, vemos que la sencillez y el cariño de vivir en positivo, nos abre puertas y derriba silencios.

Si este estilo de vida se afianza, se consigue un aumento de endorfinas que, al estar nuestro cerebro saturado de ellas, nos las derrama por todo el cuerpo convertidas en plácido sosiego.

¿Y qué ocurre cuando aparece  el infortunio? Pues lo que se hace en tiempos normales, lo mismo. 

Ahora, con este maldito Covid, pues sigamos dialogando más, saboreemos con tranquilidad ese vaso de café con leche, comentemos el argumento de una película, y seleccionemos con el “televisor a la carta” nuestras partituras musicales favoritas, que entre otras pudieran ser:

“La Rapsodia Húngara número 2” de Liszt, “La Traviata” de Verdi, “El Canto de la Alegría” de Beethoven, cualquier ópera de Mozart o Wagner; si nuestras preferencias van por otro lado, tal vez escuchar a Elvis Presley, a Freddie Mercury, José Luis Perales, Joaquín Sabina, Julio Iglesias, Mocedades, Paloma San Basilio, etc…

Vamos a Andalucía, y cualquier palo flamenco puede deleitaros por  soleares, alegrías, tarantas, saetas, las joticas de Navarra y Aragón, las muñeiras gallegas, nuestra “Asturias patria querida…”, los  fandangos manchegos, “Valencia es la tierra de las flores del amor y…”  “En la huerta del Segura cuando ríe una murciana…”, los boleros de Baleares, los cantos a la Virgen de la Candelaria en Canarias y “Ya se van los pastores en la Extremadura…”, naturalmente en tierra extremeñas, las elegantes sardanas catalanas, “La puntita y el tacón que se baila en Tarancón…” en tierras toledanas, “Desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la …”  en tierras cántabras, los chotis de Madrid, los romances de Castilla León, “Caminaba el Conde Olinos mañanitas de San Juan…” en el País Vasco el aurresku

Dejo para lo último La Rioja, sacando a colación aquel disco de canto gregoriano que grabaron lo monjes del Monasterio de Silos con un éxito apoteósico, como bien saben ustedes y les ofrecieron un contrato muy substancioso.

Azares de la vida, por aquel entonces mi esposo y yo visitamos dicha comunidad y llegamos hasta Silos, era por la tarde, entramos al monasterio a orar un momento y se ve que era la hora de Vísperas, ya que súbitamente, nos pareció estar en la gloria, los monjes comenzaron a cantar y los escuchamos con recogimiento y regocijo, fue un momento que no he podido olvidar, lo considero un verdadero reglo de Dios.

Todo lo descrito no podemos decir que son pequeñas cosas, pero si nos fijamos y desmenuzamos, tendremos que decir: sí, es verdad, las óperas con sus partituras, todo eso no es nada trivial. Los monjes son gente humilde, que no buscan boato ni fama, entonces resurge de su anonimato, de su vocación, lo grandioso de lo pequeño, y los hermosos romances muchos eran transmitidos por trovadores, que eran gentes sencillas.

Lo descrito de la ópera y cantantes no tiene nada de pequeño  y he pensado ¿lo quito? ¿lo dejo?

¿Cómo puedo encajar todo esto en este artículo? Y como deseo dejarlo tal cual, me agarro a una solución que tal vez sea válida.

Todos los cantos de los grandes maestros clásicos, románticos etc…,  junto a los cantantes de óperas y canciones de todo tipo son grandiosas, sí, no tienen nada de pequeñas, pero es grandeza cantada y bailada por pueblo llano y en tiempos actuales se han llenado los conciertos de famosos grupos por gente de a pie, pues invierto y pongo primero lo grandioso para desembocar en gente normal, lo sencillo y corriente que se disfruta hasta en casa escuchando discos sin haber asistido a algún evento artístico.

Además, buceando en todos o en algunos artistas, fueron humildes ciudadanos, han ido de lo pequeño a lo importante.

Tal vez algo tramposilla he sido, pero he salido airosa ¿no?

Y es en la pequeñez de nuestro hogar, viviendo el día a día, es cuando nos sorprenden todo lo que deriva de los pequeños detalles.

Y tras todas estas apreciaciones, no puede faltar el plan divino de Jesús de no dejarnos solos.

Eligió lo más corriente en comida y bebida y aquel jueves, antes de su pasión, nos prometió quedarse con nosotros para siempre, puede ser que estas líneas que van en grado sumo de lo pequeño a lo grandioso, los de distintos pensamientos, como nuestras relaciones, están basadas en la tolerancia y el respeto, lo leerán así, seguro. 

Una Hostia consagrada es grandiosa, aunque su tamaño sea pequeño.

Este hecho de la transubstanciación abrumó sobremanera a Gilbert Keith Chesterton el día de su primera comunión.

Ya, finalizando, comparto con ustedes unos hechos, que he protagonizado y otros que he recibido.

Enseñé un baile algo gitano a una prima mía en la infancia, le llevó once años, ella cuando lo aprendió tenía seis añitos, fueron encantadores aquellos momentos.

Nos divertíamos contando cuentos, saltando a la comba, al juego popular del escondite, etc… y en casa cuando los huevos eclosionaban, a los polluelos les dábamos miguitas de pan esponjadas en vino, (mi abuela me decía que era para darles fuerzas), hecho que no entendía pues quien bebía mucho vino las perdía. Ya es el momento de finalizar este extraño artículo, que más bien parece una íntima y sencilla confesión a un amigo/a de mis impresiones y mi modo de pensar, que lo sencillo, lo humilde, lo intranscendente, y lo cotidiano, conlleva en sí una grandeza encomiable, ya que son pequeños motores que generan paz ternura, bienestar y sosiego.

¡Hay quien dé más señores!

Pues con el deseo de que los pequeños detalles sigan estando presentes en nuestra vida, y más en esta pandemia, que todavía no vislumbramos su fin, valga la redundancia, doy fin, a todo lo expuesto y resalto que los conceptos los expresamos con palabras.

La palabra es más chica, el concepto más….

Que la grandeza de lo pequeño nos siga cautivando.

*Imagen ©Wikipedia

El principio de precaución: ¿Ciencia o manipulación? Capítulo II

El principio de precaución: ¿Ciencia o manipulación? Capítulo II

Como ejemplo vivo del negro futuro que se avecina para la agricultura española con la “Estrategia de la Granja a la Mesa” de la UE, en el primer capítulo, explicábamos el infame proceder de la UE, al prohibir el único formulado eficaz contra la plaga en cítricos del Delottococcus Aberiae, el Metil Clorpirifos, sin previamente haber dado una solución alternativa al control de la plaga. Consecuencia de esta ignominia, una plaga que estaba aislada y controlada, se ha expandido por más de 80.000Ha. de cítricos, y amenaza, si no se consigue pronto un método de lucha eficaz, con la ruina de muchos agricultores y el abandono de muchos campos.

Siguiendo con el mismo ejemplo, en este capítulo, vamos a abordar la perversa utilización por parte de la EFSA del “Principio de Precaución”, como procedimiento que se siguió para desautorizar el Metil Clorpirifos y que, con toda seguridad, va a seguir utilizando para alcanzar el objetivo de la Estrategia de la granja a la mesa de prohibir el 50% de los fitosanitarios que hoy tienen una autorización de comercialización en la UE.

Al lector le advierto que no voy a hablar de ilegalidades, sino de mezquindades legales. Que sea legal, no significa que sea lógico ni ético.

Al final del capitulo hay un glosario en donde se definen las palabras que acompaño con un (*)

¿Fitosanitario y veneno, son sinónimos? No, los fitosanitarios son solo las medicinas para las plantas, y al igual que tus medicinas, la toxicidad depende de la cantidad

Cualquier sustancia conocida puede ser un veneno, todo depende de la cantidad que se consuma. El agua clorada es un veneno para las bacterias, pero es inocua para el ser humano, en cambio el agua con hipoclorito sódico a una proporción del 10% es claramente dañina para el organismo; la sal, condimenta y hace más sabrosos los alimentos, pero tomarse una cucharada de sal a palo seco, obviamente, es muy perjudicial para la salud; cualquier medicamento a la dosis del prospecto cura enfermedades, pero si aumentamos esa dosis, dicha sustancia, natural o química, se convierte en un veneno que podría incluso causarnos la muerte.

Pues del mismo modo, los fitosanitarios(*) son las medicinas para las plantas y deben de utilizarse a las dosis que indica su etiqueta, para que, con la mínima cantidad de producto, logremos los efectos deseados sin que sean perjudiciales para la salud humana. Además, con el paso del tiempo sus residuos se disipan, y por ello, también en la etiqueta, se marcan los plazos de seguridad a la recolección. Utilizar los fitosanitarios acorde con la dosis y plazos indicados en la etiqueta es lo que se denomina “buenas prácticas fitosanitarias” (*). Los residuos que pueden permanecer en la fruta o verdura tras la utilización del producto con “buenas prácticas fitosanitarias” es el LMR(*) (Limite Máximo de Residuo), que siempre debe de ser inferior al NOAEL(*) (Nivel sin efecto adverso observado), que encima es 100 veces inferior a la dosis sin efecto observado en animales. 

Encontrar trazas o residuos de un producto en sangre u orina no significa que haya nada pernicioso para la salud

Por lo dicho anteriormente, que se encuentre algún residuo(*) procedente de fitosanitarios, no significa de ningún modo, que haya ninguna toxicidad ni nada perjudicial en ello. 

Parte de las sustancias que entran en nuestro cuerpo con la respiración y la alimentación pasan a la corriente sanguínea, y el resto se elimina con las heces. De las que pasan a la sangre, lo que no es asimilado por el cuerpo es eliminado por la orina. De ahí que, si hacemos un análisis de sangre o de orina podamos encontrar todo tipo de sustancias, algunas de ellas inimaginables y que en cantidades más grandes son tóxicas, pero en las cantidades encontradas en el análisis de ningún modo lo son.

Y ahí es donde empieza la manipulación de los lobbies ecologistas, en informarte de principios activos o sus metabolitos, procedentes de productos fitosanitarios, encontrados en dichos análisis; pero no te informan de los miles de otros residuos que también se encuentran en la sangre y en la orina, y que al igual que los anteriores, no producen, a esas cantidades encontradas, ningún riesgo para el organismo.

El pensamiento europeo es producto del adoctrinamiento en una falsa ecología, que le llega de unos manipuladores medios de comunicación, que a su vez son dirigidos por los intereses económicos del gran poder de lobbies ecologistas, y finalmente, de unos políticos que sacan redito electoral de su postureo ecologeta

El poder alcanzado por los lobbies ecologistas es enorme y se alimenta de catástrofes ecológicas reales, que nos preocupan a todos, pero que, llevadas a profecías apocalípticas, convierten cualquier opinión en su contra en estéril y políticamente incorrecta.

Esa preocupación por cuestiones aparentemente desinteresadas y globales, calan muy bien en nuestros medios de comunicación, que nos bombardean con mensajes ecológicos continuamente. 

La popularidad de estas organizaciones ecologistas las ha convertido en el gran negocio de las elites mundiales, que disfrazándose de magnates filantrópicos ganan más de lo que invierten. Y las copiosas y generosas subvenciones les llueven desde todos los niveles de la administración (organizaciones mundiales, estatales, autonómicas, provinciales y municipales). Añadamos por último el pago de cuotas de millones de personas muy sensibilizadas por estos problemas.

Hablemos por último del buitre del voto: el politico. El político se encuentra con un campo abonado y tan solo tiene que sembrar supuestas soluciones para recoger su fruto preferido, el voto.

La obsesión enfermiza de los europeos por su salud

No obstante, sus bien diseñadas filosofías no triunfan en lugares del planeta en donde alimentarse para sobrevivir es el reto de cada día. Necesitan de una sociedad, donde sus ciudadanos tengan todas las necesidades básicas cubiertas y aseguradas, y por lo tanto se les puedan inyectar preocupaciones más idílicas, más lejanas y menos palpables y demostrables. 

Así, muchos ciudadanos europeos viven preocupados por su salud y la dependencia que ésta puede tener de la alimentación. Como veremos esta preocupación por alcanzar una vida eterna para el cuerpo, que de existir solo existe para el alma, los lleva a ser manipulados con miles de fake news sobre la alimentación dirigidas principalmente desde esos lobbies ecologistas. A la administración europea, dirigida por aquellos buitres del voto, no les queda otra alternativa que legislar con un postureo ecologista que a la larga nos lleva a un desastre ecológico.

La aprobación de un fitosanitario en la UE, sigue el proceso más riguroso y meticuloso del planeta

La utilización de productos fitosanitarios es la forma más importante de proteger los vegetales contra organismos nocivos y de mejorar la producción agrícola. No obstante, su utilización puede entrañar riesgos y peligros para los seres humanos, los animales y el medio ambiente, en particular si se comercializan sin haber sido ensayados y autorizados oficialmente y si se emplean de manera incorrecta. Por ello deben de superar un proceso de aprobación muy reglado y riguroso, para poder alcanzar la comercialización dentro del mercado europeo.

La UE, por los motivos ya expresados, es la zona del globo más preocupada por el medio ambiente, de ahí que el procedimiento de aprobación de un fitosanitario, sea también el más exigente y meticuloso. Dicho procedimiento está reglado por el Reglamento (CE) nº 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios.

Derivado de este reglamento, para regular la participación de España en el procedimiento de aprobación de estas sustancias activas, el Congreso de los diputados aprobó el Real Decreto 971/2014 sobre el procedimiento de evaluación de productos fitosanitarios 

También dentro del marco normativo nacional, nos encontramos la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de sanidad vegetal, en donde en su artículo 29, dispone que los productos fitosanitarios sólo podrán comercializarse si previamente han sido autorizados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, e inscritos en el Registro Oficial de Productos y Material Fitosanitario. Para ello se sigue un proceso largo de evaluación científica, con un trabajo llevado a cabo por un equipo altamente especializado y carácter marcadamente técnico científico y su correspondiente revisión por pares (*), con una decisión final de la autoridad de evaluación: la EFSA (*) 

En la evaluación de estas sustancias activas, se ha de tener en cuenta que bajo ningún concepto los residuos, tras las condiciones de empleo marcadas en la etiqueta, deben de ser superiores a los LMR establecidos en el Reglamento (CE) n.° 396/2005, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de febrero de 2005, relativo a los límites máximos de residuos de plaguicidas en alimentos y piensos de origen vegetal y animal.

El Principio de Precaución en la UE: la arbitrariedad en lugar de la evidencia científica

Hasta aquí, todo perfecto, es muy buena noticia que la UE se tome tanta molestia en la evaluación de los fitosanitarios y que exista tanta reglamentación, para asegurar una alimentación sana a los ciudadanos y una producción agrícola ecológicamente sostenible.

Pero, existe una vuelta de tuerca más, esta vez nada científica y totalmente arbitraria, que ha sido puesta en manos de la EFSA para sus decisiones: El Principio de Precaución. Un método para la desautorización de fitosanitarios, justificado por unos supuestos motivos éticos, que expongo a continuación, pero que en realidad sirve para justificar decisiones de carácter ideológico y además proteger a los que las toman, de cualquier responsabilidad jurídica de los daños colaterales ocasionados por decisiones caprichosas e injustas.

Cierto es que la ciencia tiene límites y que, ante incógnitas sobre grandes peligros bien definidos y calibrados, no se debe de autorizar ningún producto, a no ser que se resuelvan dichas incógnitas.

El principio de precaución nos exige que en caso de amenaza para el medio ambiente o la salud y en una situación de incertidumbre científica se tomen las medidas apropiadas para prevenir el daño. A lo largo de estos últimos años el principio ha ido afianzándose como un elemento dentro del ámbito político y jurídico de numerosos países y, sobre todo, a nivel europeo. El significado de este consiste en la idea de que ante la amenaza de daños (considerados suficientemente serios) al medio ambiente o a la salud humana no es necesario esperar a alcanzar una certidumbre científica completa para tomar las debidas medidas protectoras. 

Qué duda cabe que la aplicación de este impreciso Principio ha generado muchas controversias y reclamaciones. Por ello, la Comisión Europea precisó que “la aplicación del Principio de Precaución tiene lugar cuando la incertidumbre científica no permite una evaluación completa del riesgo y cuando los responsables consideran que el nivel elegido de protección del medio ambiente o de la salud humana, animal o vegetal puede verse amenazado. Pero nótese que se habla de «evaluación completa», no de imposibilidad de evaluación del riesgo. Y a renglón seguido se afirma tajantemente: “La Comisión considera que las medidas de aplicación del principio de precaución se inscriben en el marco general del Análisis de Riesgos, y más particularmente en la gestión del riesgo.”

Sin un análisis más profundo, nos puede parecer bien, que en un contexto de ausencia de certidumbre científica se permita a las autoridades públicas equivocarse anticipándose a un posible riesgo no confirmado. En definitiva, a que priorice lo que se ignora sobre lo que se conoce, aún a riesgo de equivocarse, ya que se actúa en favor de la seguridad, lo cual no es poca cosa cuando la magnitud del daño puede ser más que preocupante.

Pero ¿Quién valora la magnitud de ese posible daño? ¿Y si las consecuencias son más graves que el teórico daño, como es el caso de la desautorización del Metil Clorpirifos? No se puede establecer con precisión cual es el umbral que conduce a un daño suficientemente grave. Sin duda alguna, lo que no se conoce es imposible de valorar, la precaución es siempre subjetiva e irremediablemente dará lugar a abusos e imposiciones ideológicas, que nunca se darían ante la imparcialidad de estudios científicos contrastables y demostrables.

El concepto de incertidumbre científica no es medible ni preciso. Es demasiado restrictivo y por ello conduce a la parálisis en forma de prohibiciones interesadas.

Es una forma de contentar a los activistas ecologistas. La radicalidad ecologista y el miedo a los lobbies ecologistas está influyendo sobre la EFSA, que, bajo el paraguas de este principio, no duda en tomar decisiones políticamente correctas, pero que discriminan gravemente a los agricultores, que, por su pasividad e individualismo, nadie teme.

 El riesgo cero no existe y por lo tanto, siempre se puede encontrar un pretexto para prohibir en contra de la verdad de las investigaciones científicas, y de la justicia que merecemos todos los ciudadanos, incluidos los agricultores.

La UE en esto no se parece a los EEUU, país con el que, por la aplicación de este Principio arbitrario, se producen continuos desencuentros, siendo el episodio más reciente el de las disputas ocasionadas por una nueva regulación europea de las sustancias químicas, denominada REACH (Registration, Evaluation and Authorisation of Chemicals).

Ejemplo de una prohibición por Principio de Precaución: El Metil Clorpirifos

Efectivamente, el Metil Clorpirifós, el único fitosanitario junto con el Clorpirifós, que son eficaces contra la temible plaga del Delottococcus Aberiae (Cotonet de Sudafrica) fue sacado del mercado en enero de 2020, con una evaluación en donde la EFSA, dejándose influir por informes elaborados por lobbies ecologistas, a los que la prensa tilda de científicos, pero que raramente se les hace la preceptiva revisión por pares para que verdaderamente alcancen dicho estatus, lo desautorizó acogiéndose a dicho principio.

Según se reconoce en el considerando 10 del Reglamento de Ejecución (UE) 2020/17, no se basó en el informe del país ponente, sino en los riesgos y toxicidad del Clorpirifos, bajo el supuesto de que los riesgos del  Clorpirifos debían de ser igual a los del metil clorpirifos, cuando en realidad se trata de dos compuestos químicos distintos, el primero es etil clorpirifós y el segundo metil clorpirifós, con solo una letra diferencia, pero con grupos CH diferentes (uno viene del etilo -CH₂-CH₃ y el otro del Metilo -CH₃) y por lo tanto su comportamiento químico también puede ser distinto, como así lo atestiguaba, además, el informe del país ponente (España). 

Nunca se llegó a la conclusión de que el producto fuera genotóxico, sino que se supuso a tenor de los resultados del Clorpirifos. La revisión por pares no se llegó a realizar correctamente, ya que nunca se llegaron a analizar los riesgos del Metil Clorpirifos. La autoridad denegó la renovación en base al Principio de Precaución, asignando los riesgos de un formulado a otro con componente clorpirifos pero de fórmula distinta, no a un análisis de los riesgos real del Clorpirifos metil

De hecho, es el etil clorpirifós (al que genéricamente se le denomina Clorpirifos), quien está clasificada toxicológicamente como potencialmente genotóxico y neurotóxico mientras que metil-clorpirifos no tiene tal clasificación. Sin embargo, EFSA declaró que no se cumplían los criterios de aprobación para la salud humana establecidos en la legislación de la UE y la Comisión denegó la renovación de su autorización aplicando el llamado Principio de Precaución sin haber realizado una evaluación completa del riesgo de la sustancia.

Como conclusión, es cierto que la sustancia no ha sido aprobada pero su toxicidad es cuestionable y no se ha realizado una evaluación de riesgo.

Se puede usar Metil clorpirifós sin riesgo para los consumidores

Una de las diferencias importantes del Metil con respecto al clorpirifós es su volatilidad, de modo que está experimentado que entre 60 y 90 dias desaparece toda traza de haberlo utilizado. Si la utilización del Metil Clorpirifos para uso exclusivo de esta plaga, se realiza a la caída de los pétalos tras la floración, entre los meses de Marzo y Mayo, dista muchos meses de la recolección (entre 5 y 9 meses), por lo que en ningún caso se superaría el nuevo LMR de 0.01 mg/kg.

De hecho, ahora mismo, como la autorización para su uso caducó el 15 de Abril, en estos momentos se están recogiendo mandarinas tratadas con Metil Clorpirifos y en los análisis no está encontrando ningún residuo de Metil Clorpirifós.

Además al tratarse de un fitosanitario de contacto el residuo permanece en la piel, por lo que difícilmente, en el caso de los cítricos en donde la piel no es comestible, puede entrañar ningún riesgo.

CONCLUSIÓN

Es decir, la EFSA, acogiéndose al Principio de Precaución, nos ha dejado a los pies de los caballos de una plaga con daños tan dramáticos, que, de no aparecer un producto de igual eficacia, puede terminar con el cultivo de los cítricos en España.

Demostrado analíticamente que no hay riesgo, y el único riesgo sería no utilizar la dosis indicada o no respetar los plazos indicados en la etiqueta, podemos utilizar un símil para que todo el mundo lo entienda: la prohibición del metil clorpirifos por Principio de Precaución, es igual a prohibir un medicamento que pudiera curar inmediatamente el COVID19, porque utilizado a mayores dosis del indicado en el prospecto, produjera dolor de cabeza.

Lo peor de todo, es que esta prohibición es solo la punta del Iceberg de lo que nos llega con la “Estrategia europea de La Granja a la Mesa”, en donde se pretende eliminar el 50% de los fitosanitarios que actualmente están aprobados, y que obviamente se realizará por Principio de Precaución

En el próximo capitulo trataremos el engaño del Anagirus, como ejemplo de que la lucha biológica por si sola no es suficiente y es necesaria una lucha integrada

GLOSARIO

Clorpirifós y Metil Clorpirifós: son unos formulados organofosforados ampliamente utilizados en el control de plagas agrícolas, que actúan inhibiendo la acetilcolinesterasa y causando envenenamiento por colapso del sistema nervioso del insecto. En Enero de 2020 fueron desautorizados por la EFSA

EFSA(Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria): Ofrece asesoramiento científico independiente sobre los riesgos relacionados con los alimentos. Es la autoridad encargada de evaluar los fitosanitarios y en su caso desautorizarlos.

Residuo: una o varias sustancias que se encuentran en o sobre vegetales o productos vegetales, productos animales comestibles, el agua potable u otros lugares del medio ambiente y que sean resultado de la utilización de un producto fitosanitario, incluidos sus metabolitos y los productos resultantes de su degradación o reacción. La existencia de residuo tan solo indica que existen trazas de un producto, pero en absoluto significa que exista ninguna toxicidad. Las cantidades de residuos halladas en los alimentos deben ser inocuas para los consumidores y lo más bajas posible

NOAEL (Nivel sin Efecto Adverso Observado): hace referencia a la dosis más alta que no produce efecto tóxico. Esta cantidad se realiza con animales y, como estas pruebas no son extrapolables de forma exacta a las personas, se aplica un factor de corrección (de seguridad) de acuerdo con la OMS y la FAO. Este factor se suele establecer en la centésima parte de la “dosis sin efecto” en animales.

LMR (Límite Máximo de Residuos): hace referencia a los niveles más altos de residuos de un producto fitosanitario que están legalmente tolerados en alimentos y piensos. Se basan en buenas prácticas agrícolas, es decir utilizando el pesticida de acuerdo con las condiciones señaladas en la etiqueta. El LMR siempre debe de estar por debajo del NOAEL

Buenas Prácticas Fitosanitarias: Son las condiciones seguras de utilización de un fitosanitario. Entre otras características se encuentra la dosificación mínima necesaria que garantiza su eficacia y los plazos de seguridad a la recolección y que vienen establecidas en la etiqueta del producto, como las condiciones de uso autorizadas.

Estado miembro ponente: el Estado miembro que asume la labor de evaluar una sustancia activa.

Revisión por pares: es uno de los estándares de oro de la ciencia. Es un proceso donde unos científicos evalúan la calidad del trabajo de otros científicos. Al hacer esto, tienen como objetivo garantizar que el trabajo sea riguroso, coherente, utilice la investigación pasada y aumente lo que ya sabíamos. El proceso de revisión por pares se considera el estándar de oro en la ciencia porque garantiza el rigor, la novedad y la consistencia de los resultados académicos

Plaga de cuarentena: aquella plaga que pueda tener importancia económica potencial y que figure en la lista comunitaria o así haya sido calificada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 

Control de una plaga: aplicación de medidas fitosanitarias encaminadas a evitar la propagación de una plaga, reducir su población o sus efectos, o a conseguir su erradicación.

Lucha integrada: la aplicación racional de una combinación de medidas biológicas, biotecnológicas, químicas, de cultivo o de selección de vegetales, de modo que la utilización de productos fitosanitarios se limite al mínimo necesario para el control de las plagas. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies