Las Naciones Unidas y la mujer

Las Naciones Unidas y la mujer

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:OPINIÓN

Es sabido que las mujeres de todas las razas encuentran más dificultades que los varones para conseguir trabajos dignos y se enfrentan a la segregación laboral y brechas salariales, de oportunidades y de violencia de  género. La maternidad no puede era un lastre para la mujer, en ningún caso porque sin natalidad los pueblos no tiene  futuro y, ellas, son la dotadas genéticamente para la procreación la humanidad. Los Estados deben remover los obstáculos que impiden la natalidad. La igualdad de género no es únicamente un derecho  básico y fundamental, por los múltiples problemas socioeconómicos de todas las sociedades, sino que es una obligación universal. Considero que el acceso a la educación igualitaria y a la becas deben ser un tema intrínseco para todas las mujeres, puesto que el trabajo es una forma de liberación y sus estudios no se puede acceder un trabajo de cualificado.  Aun así, las desigualdades de género siguen estando enérgicamente arraigadas en la sociedad tanto occidental, oriental  como en el tercer mundo.

Las Naciones Unidas (ONU) han apoyado los derechos de las mujeres desde la adopción de su Carta fundacional que se firmó el 26 de junio de 1945 en San Francisco (EE.UU), al terminar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, y entró en vigor el 24 de octubre del mismo año. Entre sus propósitos, la ONU declaró en el  artículo Uno punto tres de su Carta constitucional el precepto siguiente: «Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión». Es decir sin distinción de sexo.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es el principal órgano internacional intergubernamental dedicado exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento (adquisición de poder e independencia por parte de un grupo social desfavorecido para mejorar su situación) de la mujer. Se trata de una comisión orgánica dependiente del Consejo Económico y Social, creado en virtud de la resolución 11 del Consejo, de 21 de junio de 1946. Que presenta  la creación de políticas dedicadas exclusivamente a la promoción de la igualdad de género. Entre sus primeros logros se consiguió la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

¿Qué son los derechos humanos?

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna.Es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948.

Representación de la mujer en la política

Dado que las mujeres siguen ocupando solo una cuarta parte de los escaños en los parlamentos de todo el mundo, la representación política es la prueba más clara de la brecha de poder entre los géneros existe y es patente. Por ello, la paridad de género en las Naciones Unidas es una de las principales prioridades, que ya ha llevado al logro de la paridad en las categorías superiores del personal directivo. Deben estar las mujeres en la Asamblea general de las Naciones Unidas, incluidos los procesos de paz y negociaciones prebélicas. La Carta estableció seis órganos principales de las Naciones Unidas: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia, y la Secretaría. Se debe luchar por la igualdad participación igualitaria de las mujeres en todas las esferas socio-políticas y socio-económicas, por una mayor protección contra la violencia de género y por unas economías menos inclusiva y más proteccionista..

Inseguridad social de las mujeres en el mundo

En algunos países africanos se sigue practicando la ablación del clítoris de las niñas lo cual no es solo una lesión física si un atentado a la dignidad de las personas y su libertad. En América Latina y en concreto México, la desigualdad es patente, que se materializa en el peor de los casos por el asesinato de las mujeres por el simple hecho de serlo como una forma de genocidio mientras los gobiernos miran a otro lado. Es lo que se conoce como feminicidio.

Si hacemos un balance e inventariar  losdatos sobre el incumplimiento de los derechos de las mujeres alrededor del mundo, estos son realmente alarmantes y estremecedores. Existen países, en la actualidad, donde la mujer se encuentra supeditada al deseo y control masculino de madre hermanas y maridos como si fueran menores de edad permanentemente. En el caso de Yemen, donde además, no existe ninguna mujer con cargo gubernamental la mujer no cuenta para nada. O en Irán, la mujer necesita autorización por parte de su padre, marido o hijo para estudiar, trabajar o incluso practicar deporte. En Somalia, la mujer no tiene ni voz ni voto en ningún estamento político social. Ni siquiera derechos, como ser humano. En Irak, por ejemplo, la mujer debe usar el burka vestimenta que le cubra totalmente el cuerpo, a excepción solo de los ojos con una rejilla. Y en EE.UU., las afroamericanas tienen menos oportunidades de estudios y de trabajos dignos que los hombres, y como se ha visto tienen un grave problema racial.

Conclusión

El analfabetismo y negar el acceso a la cultura, pilares de progreso, son esenciales de fomentar e la mujer. Comprobamos diariamente que los derechos humano y en concreto de la mujer  no se cumplen, a pesar de que le artículo 30 de los Derechos Humanos dice que ni los Estados ni personas o instituciones realizarán actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración. No es suficiente celebrar un Día Internacional de la Mujer como son los 8 de marzo sino que hay que remover voluntades y tabúes existente y preconcebidos. Queda mucho camino por andar.