¿Somos conscientes del peligro? Por Fulgencio Coll

¿Somos conscientes del peligro? Por Fulgencio Coll

No es difícil admitir el retroceso de España en los últimos tres años, el proceso de deterioro social e institucional es exagerado. Hay que reconocer que España no estaba preparada para afrontar los retos de la era digital, pero la transición a un “progresismo esquizofrénico” ha colocado al país en una crítica situación.

Un modelo político representativo, con visos democráticos, muestra sus verdaderas limitaciones cuando tiene que afrontar situaciones difíciles. Es cierto que la pandemia ha convertido al mundo en un pandemonio, pero el caso español es el resultado de un Estado muy frágil, indefenso ante los desmanes de algunos partidos políticos.

No existe estado en Europa donde estén legalizados partidos políticos con representación parlamentaria, cuya razón de ser se identifique con la ruptura del Estado. No existe estado en que su gobierno esté compuesto por personas que “incumplen” públicamente la Constitución para dedicarse a su alteración con poco disimulo.

No es necesario detallar los dislates del Gobierno actual en la ausencia de gestión eficaz de los asuntos que afectan a los españoles, es obvia la táctica del engaño. Lo que es  muy peligroso es la falta de futuro que representa la continuación de situación actual, donde la propaganda política es la base de cualquier decisión y prima sobre cualquier otra consideración. La falsedad va unida a la comunicación del Gobierno, convertida en el instrumento fundamental de su acción.

Sería interesante investigar la falsa información sobre que se disponía de un Comité de Expertos para la gestión de la pandemia y que, de su asesoramiento, dependían aspectos como la duración del Estado de Alarma. Comité implica estructura, trabajo en grupo, recomendaciones tomadas como organismo, no informaciones individuales que no permiten tomar decisiones técnicas colegiadas. Este hecho es de una gravedad enorme.

La denominada desescalada, otra actuación improvisada, se aprovechó para hacer dejación de funciones y transferir la gestión de la pandemia a las Comunidades, como si de un acto administrativo se tratase. Dándose el caso de que, como es lógico, cada una de ellas adopta las medidas que considera oportunas. En resumen, se pasó de un Estado de Alarma a otro de “desmadre”, poniendo en riesgo la salud de los españoles.

Es fácil deducir que la alteración del Orden Constitucional no tiene otra finalidad que la conservación del poder, las compañías se eligen según el momento, da lo mismo formar una mesa para tratar la independencia catalana, que privilegiar a un ente autonómico, que acercar a los terroristas de ETA, que distraer la atención pública presionando a la Corona para que el anterior Jefe del Estado abandone territorio nacional, etc. Hay que estar convencidos de que el acto público de acatamiento a la Constitución es el habilitador para el ejercicio del cargo de Presidente del ejecutivo o para todo representante o funcionario público, y que el desvío del mismo por acción y omisión tiene trascendencia penal. ¿Dónde está la justicia?

El acatamiento constitucional implica el fomento de la concordia nacional, algo que contradice la remoción del pasado de manera sectaria y finalista. La Historia es implacable y tozuda, las “nostalgias” son inútiles, los gastos asociados a ellas no son bienes públicos. El marco constitucional es legítimo, las acciones contra esa legitimidad deben ser perseguidas y penadas. No se trata de libertad de expresión, se trata de subvertir el orden constitucional.

La propaganda es vaporosa, pero tiene sus límites, dado que el engaño tiene patas cortas. Pero sus consecuencias pueden escapar al control y producir efectos no previsibles ni deseados. De seguir así es posible que lleguemos a situaciones irreversibles. Este estado de cosas sólo puede enmendarse por el propio pueblo, recuperar su protagonismo, defender sus instituciones y construir el futuro sobre el realismo.

Una “reforma” política está en marcha en España, no reclamada por la ciudadanía, más bien se trata de una supervivencia política de un modelo basado en el marketing, la improvisación, la ausencia de proyecto y, sobre todo un cinismo clamoroso. Todo ello ejercido mediante un autoritarismo caudillista cortoplacista y sin rumbo.

España pasa por malos momentos, la Constitución debe cumplirse, las leyes deben cumplirse, los infractores sancionados, las dimisiones excitadas y los ceses promovidos. No nos merecemos unos dirigentes que nos mientan.

Y ahora les pregunto, ¿cómo podemos cambiar esto?. Me temo que solo hay una salida, la que nos permite mediante una moción de censura o de confianza, echar a un jefe de gobierno que solo busca su interés y que desde 2014 ha demostrado que es capaz de todo. Tenemos una cita histórica en septiembre 2020, parar la descomposición del Estado.

*Artículo escrito por Fulgencio Coll Bucher

La educación como base de la prosperidad social

La educación como base de la prosperidad social

La situación actual educativa

En este mes de septiembre en que se inician las clases del curso escolar de todos los niveles de 2020-21, se plantean varios dilemas como el de asistir presencial o no, los alumnos a clase, por temor a los contagios. Pienso que son riesgo que hay que asumir, si por evitar, no cumplimos con una de las bases de la formación de los niños y jóvenes, porque las clases suponen la convivencia y formación de la comunidad para la sociabilización de individuo. Porque  nuestro destino social pasa por convivir en comunidad, de lo contrario seríamos unos «salvajes ilustrados».

La Universidad de Alicante (UA) ha arrancado el curso de forma totalmente telemática dual con los profesores en las aulas y los alumnos en sus casas. Los sistemas informáticos se han sobrecargado, lo cual se irá solucionando, sobre todo, cuando a final de año entre a funcionar el 5G de Telefónica, con mayor velocidad en la red, ancho de  banda que mejorará los equipos webcam, pizarras digitales y las aplicaciones App. En la universidad sí es posible este tipo de enseñanza porque los alumnos ya están formados, pero no en niños ni estudiantes de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) de entre 11 a 16 años, porque no se han formado todavía. 

Hemos llegado al mundo virtual de Matrix, es cierto, pero esto es ficticio, no es real. ¿Qué será del futuro de nuestros jóvenes si no pudiéramos salir de este dodecaedro pandémico? Si nos quedamos todos en casa, en vida de confinamiento, perderemos capacidades cognitivas y sociales. No hay futuro si no asumimos riesgos, poniendo, por supuesto, todos los medios preventivos posibles de seguridad sanitaria, como, por ejemplo, reducir la ratio de alumnos por clases y contratar a más profesores. 

Pero, aquí está la conjunción adversativa, lo de contratar profesores no es tan fácil, más allá de lo puramente económico están las barreras idiomáticas. Por ejemplo, en algunas comunidades autonómicas Cataluña, Levante, Vascongadas, Baleares y Galicia, de las 17 que forman España, se le exige un dominio alto de la lengua vernácula para optar a oposiciones,  como valenciano, catalán, vasco, mallorquín  o gallego. Lo que supone que no pueden venir profesores de otras comunidades distintas, que no lo dominen. Lo cual ha sido, como se ha visto en esta pandemia, caer en la trampa de los corralitos y de los nacionalismos tan perjudiciales para los intereses del común de la Nación. En Estados Unidos, un profesor puede optar a dar clases en cualquier pueblo o ciudad o Estado, son versátiles, con dominar el inglés es suficiente, y tienen 328 millones de habitantes, ¿qué pasaría si cada uno de los 50 estados se hicieron nacionalistas e independientes? ¿Un caos, verdad? Pues por este caos camina España que, en vez de ser un espejo somos una vidriera en 17 fragmentos. 

No estoy en contra de las lenguas autonómicas, además de un derecho constitucional es cultura regional (ni nacional ni internacional), pero no deben ser murallas de limitación (porque el límite debe ser el cielo), parapetos de asilamiento, porque van en contra del provechos comunes como palanca de progreso en un mundo cada vez más globalizado, sin vuelta atrás, telemático y digital. Los planes educativos nunca deben ser mercadeo político. Los nacionalismos se quedan ciegos mirándose su propio ombligo, y no les interesa saber nada del bien común de España.

Jovellanos, un ilustrado del siglo XVIII y XIX

Un ilustrado como Gaspar Melchor de Jovellanos (1745-1811),  defendió diversas reformas para sacar a España del atraso general e industrial en el que se encontraba. Escribió ensayos, con un espíritu ilustrado y enciclopédico, sobre economía, política, agricultura, filosofía y costumbres, dirigido a la modernización y al progreso. Pero estas ideas, lo llevaron, en algunos momentos, a enemistarse con partidarios de continuar con la tradición como la Iglesia y la nobleza, y no llevar a cabo ese tipo de actuaciones educativas en nuestro país.

Fue miembro de la junta de comercio de la Sociedad Económica Matritense, y, en 1784 su director. Redacta diversos estudios sobre la economía de España, entre los que tiene singular valor el Informe sobre la Ley Agraria, en la que aboga por la liberalización del suelo, recogiendo el pensamiento liberal, norma sobre la que el Consejo de Castilla había volcado sus esperanzas para reformar y modernizar el agro peninsular. Plenamente integrado en la vida cultural madrileña, fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando (1780) y de la Real Academia Española de la lengua (1781). 

Jovellanos defendía que la base de la «prosperidad social es una buena educación pública», sin duda alguna era un adelantado a tu tiempo sumido en revoluciones. La instrucción del pueblo es el primer germen del que se nutre el cuerpo social de una nación. Sin duda alguna la formación es pilar de progreso y convivencia en orden y derecho. Jovellanos es hijo de Ilustración, movimiento que fue interrumpido por la revolución francesa de 1789. Para progresar se necesita paz. La invasión napoleónica de España, en 1808, fue nefasta para la Educación, entre otros desastres de guerras y descolonización de América. Esta es una verdad no muy bien reconocida todavía, o por lo menos no bien valorada; pero es una verdad que sin Educción no se puede prosperar ni progresar, ni poner en marcha el tejido económico de un país.

Las fuentes de la prosperidad social son variadas y se vertebra desde varios sectores, pero todas nacen de un mismo origen, que es la instrucción pública, base fundamental de la sociedad. La instrucción pública es la matriz y el útero; la primera, hilo vital que abastece estas fuentes, aumentarla, conservarla es el primer objeto de un buen gobierno, aunque sea social-comunista como el actual. La Educación es el mejor camino para llegar a la prosperidad y la riqueza de las naciones. Con la instrucción todo se mejora y florece; sin ella todo decae y se arruina severamente. En futuros años veremos los desastres sociales por no invertir con inteligencia.

Decía Jovellanos sobre la Educción que «Su razón sin ella es una antorcha apagada; con ella alumbra todos los reinos de la Naturaleza y descubre sus más ocultos senos y la somete a su albedrío». ¿Qué medios no puede emplear para mejorar la instrucción?, ¿qué obstáculos no pueden removerse?, ¿qué prodigios no pueden producir? La instrucción mejora al ser humano y lo saca de las tinieblas de la ignorancia donde se halla sumido. La instrucción  facilita todos los medios de su bienestar, en fin, es el primer origen del progreso individual y tejido social.

Luego lo será también de la prosperidad pública, como bien común de desarrollo en los inicios de la revolución industrial. ¿Puede entenderse por este nombre otra cosa que la suma o resultado de las felicidades de los individuos del cuerpo social? Defínase como se quiera, la conclusión será siempre la misma: Educación e instrucción son prosperidad asegurada a largo plazo.

Obra de Jovellanos

Entre algunas obras pedagógicas  destacar:

 Memoria sobre la educación pública, o sea, tratado teórico-práctico de enseñanza con aplicación a las escuelas y colegios de niños. Cartuja de Valdemosa. Mallorca, 1802.  Instrucción dada a un joven teólogo al salir de la Universidad, sobre el método que debía observar para perfeccionarse en el estudio de esta ciencia. Castillo de Bellver, Mallorca, 1805. Hemos de tener en cuenta que la educación estaba en manos de la Iglesia, por ello se debía empezar por educar a los clérigos para que impartieran clases, que nunca serían laicas. De hecho, Jovellanos en 1760, bajo la protección del obispo local, parte hacia Ávila para realizar estudios eclesiásticos. En 1761 se gradúa como bachiller en Cánones en la Universidad de Burgo de Osca (Soria), obteniendo la licenciatura en la en Ávila en 1763.

Ambiente instructivo o persuasivo: el autor escribe para convencer al lector sobre la validez y eficacia de las ideas u opiniones expuestas. Jovellanos alecciona a sus lectores sobre la importancia de la educación pública para aumentar la prosperidad y el avance de una sociedad o nación con sentimiento de progreso.

Destacó, durante toda su vida, por su interés hacia el progreso social y económico decía: «Para mí la educación es la primera fuente de toda prosperidad».  Y no se equivocaba, los países cultos tienen más posibilidades de sobrevivir.

Pensamiento presente sobre la educación

El  pedagogo y doctor en Ciencias de la Educación  José Moratinos Iglesias, autor de Escuela de padres (ECU, 2020), en su artículo: «Una reforma necesaria educativa». Hoja del lunes de Alicante, 14-09-2020:

«Ha habido leyes y más leyes, que adolecían de varios defectos, como a continuación expondremos: la Ley Moyano de 1857 tuvo una larguísima vigencia, ¡nada menos que 113 años! En 1970 se aprueba la Ley General de Educación, con Franco, y estuvo vigente unos años en la Transición. Pero es a partir de 1980 cuando viene la serie de leyes orgánicas que estructuran nuestro sistema educativo. Así: Estatuto de Centros Escolares (1980), Ley Reguladora del Derecho a la Educación (1985), Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (1990), LOPEG (1995), Ley de Cualificaciones y FP (2002), LOCE (2002), LOE (2006) y LOMCE (2013). (…) Todas ellas leyes orgánicas, de alto rango, que adolecen de dos grandes defectos: eran leyes “de partido”, sin consenso, y donde se vertían aspectos doctrinales del partido en el Gobierno, y además no venían acompañadas de la correspondiente financiación para llevar a cabo las reformas. Asimismo, la auténtica educación en valores y en un humanismo personalista integrador de tendencias positivas, brillaba por su ausencia».

Conclusión

Mi opinión personal es que para lograr una educación eficiente en el alumnado, lo primero es tener el estómago saciado, es decir, las necesidades cubiertas  las necesidades básicas e igualdad de oportunidades. Niños y jóvenes son nuestro futuro.  Recuerdo en los tiempos de mi juventud, en Málaga, los niños teníamos que trabajar en el campo como un jornalero más. Otros recibían una instrucción primera básica alternándolo con el trabajo. Lo de ir  a la universidad era una entelequia, por ejemplo, la Universidad de Málaga se fundó en agosto de 1972, los pocos universitarios iban a estudiar a Granada o  Madrid, y ¿quiénes eran estos estudiantes? Eras los hijos de los ricos y pudientes. Por ello, se deben impulsar becas y más becas, para todos, no solo para los superdotados, que aprueban todas las asignaturas con nota. La igualdad de oportunidades es un valor fundamental constitucional para acceder a la educción como se ha dicho en el título, como base de la prosperidad social porque sin técnicos en todos los campos del saber científico y profesional, un país no tiene futuro. ¿Pero qué hace el Gobierno de “Sáncheztein”, invertir en Memoria Histórica y no en Educación?

¿Y por qué celebrar este 150 aniversario?

¿Y por qué celebrar este 150 aniversario?

Cuando el pasado 4 de Septiembre vi en la página del Presidente Emmanuel Macron cómo se festejaba en el Panteón de París los 150 años de la III República Francesa me vino la siguiente pregunta ¿Y qué pasa con los soldados de Sedán? ¿Quién recuerda a los 150.000 soldados franceses que intentaron, junto con Napoleón III evitar a toda costa ser derrotados y que los Prusianos avanzaran a París? ¿Quién recuerda a las 300.000 víctimas civiles muertas en ese combate?

Únicamente la asociaciones bonapartistas tomaron el protagonismo a través de internet en recordar aquel día en el que para ser sincero, lo único que hubo fue un golpe de estado, aprovechando que Napoleón III había sido hecho prisionero en Sedán y que la Emperatriz Eugenia fue incapaz de salvar la situación como Regente, los republicanos secuestraron la Asamblea Nacional proclamando la III República y que el emperador había sido el único culpable con su esposa del desastre de Sedán. Eugenia hubo de huir a Londres ese mismo día y solo dos semanas después empezaba el Sitio de París.

Cierto es que en los últimos años la popularidad de la pareja imperial había ido cayendo, el Desastre en México solo lo empeoró, pero solo 4 meses antes el II Imperio Francés estaba a salvo tras haber ganado el plebiscito del 8-9 de mayo de 1870 por 7.350.142 de votos a favor contra 1.538.825 en contra. Todo estaba listo para que en 1874 el Príncipe Imperial se sentara en el trono, dado que Napoleón III había redactado un texto de abdicación cuando su hijo fuera mayor de edad,no pudo ser. Bismarck tendió entonces la trampa con el falso Telegrama de Ems en el que Prusia de nuevo

reclamaba ocupar el trono de España, cuando se había retirado, haciendo que Napoleón III se tragara el anzuelo. Pero fue la presión de los ministros y el propio pueblo de París gritando:-¡A Berlín, a Berlín! en las calles lo que hizo que el emperador declarara la guerra, cuando ni él ni Eugenia lo deseaban porque sabían que el ejército no estaba preparado.

La trampa de Bismarck hizo que el II Imperio Francés cayera y que Francia perdiera su hegemonía en Europa, siendo sustituída por el II Imperio Alemán.

Resumiendo, que en estos 150 años de la III República Francesa lo que deberían haber hecho Macron y los miembros del gobierno debería haber sido estar en Sedán. Pero Sedán sigue siendo una espina clavada en el orgullo francés y es mejor mirar a otro lado, pero eso no cambia la historia ni lo que ocurrió de verdad.

Importancia de los amigos

Importancia de los amigos

Ante los acontecimientos ocurridos, a consecuencia de la DANA, en zonas del Levante español, hemos estado viendo, en televisión, los aplausos que han recibido el Ejérccito, UME, en su despedida, como señal de agradecimiento por el esfuerzo y trabajo incansable que han realizado, en favor de los damnificados. Han sido conmovedoras esas imágenes, en la pantalla, y ver esos abrazos que han recibido las fuerzas miliares. En los oriundos de las distintas localidades ha quedado un sentimiento de agradecimiento sincero y de amistad.

Aprovechando, sobre el significado y uso del vocablo amistad, todos estamos de acuerdo en que es muy saludable tener y conservar amigos. A veces, incluso, son personas más importantes que la familia misma, porque esta viene impuesta desde el nacimiento, mientras que los amigos los elegimos nosotros.

La RAE define el término como Afecto personal, puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato. Y es que, efectivamente, debe haber un vínculo afectivo entre las personas, aunque no necesariamente deben compartir las mismas ideas, aunque sí un respeto mutuo.

Los amigos comparten las alegrías, pero también las situaciones tristes o dolorosas y es, precisamente, en estas últimas, cuando se ve quién es verdaderamente amigo, porque en los tiempos de bonanza es muy fácil creer que tienes amigos, pero, en los difíciles, compruebas quién se mantiene ahí, de manera incondicional, demostrando compañerismo, afecto sincero e imprimiendo ese sentido de pertenencia.

Pienso que hay dos casos en que la amistad queda truncada: Una, cuando te sientes traicionado. En este caso es muy difícil recomponerla. Otra, cuando uno de los amigos tiene que partir por cualquier motivo. Entonces la amistad se va debilitando, poco a poco, pero, en este caso, pienso que es posible recomponerla, si se vuelven a encontrar.

Voy a transcribir un poema que escribí a una amiga, hace mucho tiempo.

¡Qué bonita es la amistad

cuando de verdad se tiene!

No tienes que disfrazar

ni sonrisas ni quereres;

ya podré decir chorradas,

reír incesantemente,

ponerme trascendental,

sentirme liliputiense,

aceptar o rechazar

asuntos en que discrepe

que siempre conservaré

a mi Filo inteligente,

amiga que nunca falla

en los males y en los bienes.

Ojalá que todos los miembros de la HNME tengamos y conservemos amigos «de los buenos», de los que están ahí siempre, en los buenos y en los malos momentos.

Poema editado en el libro de la autora, titulado Del amor y la amistad, por Editorial Aguaclara. Patrocinado por la Excma. Diputación Provincial de Alicante y la Generalitat Valenciana, Conselleria de cultura, Educació i Sport. Direcció General del llibre i biblioteques.

Falsas investiduras, Falso Gobierno

Falsas investiduras, Falso Gobierno

Estos días que supuestamente deben ser para celebrar el Nacimiento, en el que todos debemos celebrar un nuevo Año, nos vemos en la obligación y el deber de mantenernos informados mediante un proceso de “falsa investidura” que nos llevará, con casi total probabilidad, hacia un “falso Gobierno”, lo que por ende nos lleva hacia la mayor caída jamás conocida desde que se concibió por fortuna la Constitución del 78.

Los hay que prefieren mantenerse “incomunicados” estando al margen de una serie de debates, lo que no se les puede criticar, pues se están escuchando una cantidad indecente de faltas de respeto hacia nuestro Jefe del Estado SM el Rey Felipe VI, al que todo ciudadano nos debemos y que a tantos les está “molestando” que tengamos en representación tan digna e imprescindible para nuestro País.

Estos días que deberían suponernos a todos un sinfín de alegrías por las Navidades y el Año Nuevo, nos están suponiendo lágrimas por ver como se está destruyendo al País y como se está difamando hacia nuestra Monarquía. El Congreso de los Diputados está viviendo una serie de cambios insólitos e inauditos donde por capricho de algunos que aunque legalmente pueda ser consentido, moralmente debe ser condenado, pues tras ellos se ve que bien por sed de venganza por derrotas a lo largo de la historia que no quieren olvidar pero si quieren mantener oculto y que se olvide que parte de la historia también la formaron otros actores también fallecidos.

Se espera un “Falso Gobierno” logrado a base de pactos con quienes en su día formaron parte de una historia no tan lejana repleta de personas asesinadas sin causa ni motivo y con quienes quieren destruir y romper sin contemplación una parte importante en la historia de España.

¡VIVA ESPAÑA, VIVAL EL REY!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies